Tuvo lugar también el solemne rezo de vísperas presidido por el obispo diocesano, Fernando Valera

La diócesis de Zamora inaugura la fase diocesana del Sínodo en la Catedral de Zamora con una reflexión sobre la renovación eclesial dirigida por el sacerdote y profesor de la Facultad de Teología de la UPSA, Emilio J. Justo. El presbítero subrayó la importancia que tiene para la Iglesia el poner en marcha su renovación y cuestionarse sobre este asunto: “La Iglesia está siempre en proceso de renovación, porque ha de vivir su misión en cada tiempo. La Iglesia es la misma; pero las distintas personas que la forman y los diferentes momentos históricos le van dando una figura concreta, una existencia histórica”.

El hecho de estar en permanente búsqueda de “nuestro ser eclesial” es tradición viva. Es decir, no se trata sólo de recibir algo que nos viene y mantenerlo sino que se trata de “vivir la fe hoy”. El presbítero insistió en que en cada momento de la historia, la Iglesia ha de preguntarse: “desde qué criterio vivir la fe, cómo vivir la fe hoy, cómo ser Iglesia en nuestro tiempo, desde qué formas habría que cuidar especialmente”.

Por tanto, para ser Iglesia hoy “hemos de mirar a Jesús” porque en Él encontramos el criterio y la orientación. El criterio será “parecernos a Él”  y que la comunidad cristiana tenga la forma de Jesús. Esto nos remite a aspectos fundamentales que se deben cuidar: la liturgia, la oración personal y el compromiso personal.

En definitiva, Emilio J. Justo, reconoció que dar respuesta a todas las cuestiones que implican la renovación eclesial son una tarea muy difícil, por eso una reflexión sobre el asunto “nos ha de guiar en la vida cristiana y, con humildad, presentar propuestas que puedan ayudar a reflexionar, a discernir y, en casos concretos, a decidir”.