Señala que se ha impuesto el “sectarismo” en perjuicio del sentido común

El diputado de Medio Ambiente, Javier Faúndez, ha criticado duramente al gobierno central por prohibir finalmente la caza del lobo en todo el territorio nacional, incluyendo el norte del Duero. Pese a las protestas de instituciones y de los ganadores, el Gobiero ha hecho oídos sordos a sus argumentos para, según Faúndez, favorecer el triunfo del “sectarismo” de algunos grupos ecologistas en detrimento “del sentido común”.

A pesar de que en las últimos meses el Gobierno se ha sentado en mesa de negociación con numerosos colectivos que pedían que se pudiera seguir con la caza del lobo como forma de controlar la especie, lo cierto es que todo, ha dicho el diputado, “ha sido un engaño” tras meses de “aparente” negociación.

Esta es una medida, ha insistido Faúndez, “es un ataque frontal a la ganadería extensiva y al medio rural”.

Además, ha señalado, se ha “creado” un problema donde no lo había dado que el modelo de control actual ha servido para favorecer la extensión del lobo tanto al norte como al sur del Duero.

Faúndez ha recordado que la Diputación se pone en este caso “del lado” de ganaderos y vecinos de los pueblos y defiende “la caza controlada” como la forma más adecuada para gestionar la población de lobos.