«Las autoridades trazan planes, vuelcan ideas, pero hasta el momento, las acciones no han llegado al mundo rural. Por ello, este toque tiene todavía más importancia que en años anteriores», señalan

La Asociación Cultural y de Ocio “El Priorato” de San Miguel de Pedroso, por tercer año consecutivo, lanza un llamamiento a todas esas personas que tienen sus raíces en las zonas rurales, para que el primer fin de semana de febrero retornen a esos núcleos de los que partieron y los pongan en valor, llenándolos de vida, y así, reivindicar la recuperación de estos lugares.

“En los primeros días del febrero, cuando el crudo invierno azota la soledad de nuestros pueblos, es cuando hemos decidido unirnos para clamar por nuestro modo de vida. En los próximos días, y hasta el 6 de febrero, vamos a dedicarnos a recuperar y compartir nuestras costumbres y usos que, han quedado en el olvido bajo el hashtag #VamosADarlesUnToque”, explican desde la asociación.

Por todo ello, vuelven a hacer una llamada general a todas las asociaciones, plataformas y ayuntamientos implicados en la Revuelta de la España Vaciada, para que, entre todos, logren hacerse notar y sensibilizar a políticos y población sobre este problema.

Así, piden manifestar su presencia con un toque de campanas de 5 minutos a las 13,00 horas del sábado 5 de febrero. También proponen que la gente acuda a los pueblos durante ese fin de semana.

«En todos los ámbitos se habla de los problemas de la España Vaciada, pero las medidas siguen sin llegar. Las autoridades trazan planes, vuelcan ideas, pero hasta el momento, las acciones no han llegado al mundo rural. Por ello, este toque tiene todavía más importancia que en años anteriores», dicen.

Entre sus objetivos está reivindicar y recuperar las costumbres y defender lo que es suyo como contribuyentes. Por eso, reclaman medidas urgentes para facilitar un escenario que haga posible la repoblación del mundo rural.

Entre las actividades que han programado para ese día están recuperar y jugar a juegos tradicionales y un taller de repostería para recuperar “los rosquillos de la abuela”.