Tiene capacidad para tratar 100 metros cúbicos de agua al día para abastecer una población estacional de hasta 400 habitantes

El vicepresidente tercero de la Diputación de Zamora y diputado de Medio Ambiente y Obras Municipales, Javier Faúndez Domínguez, ha recibido las obras de instalación de la nueva Estación de Tratamiento de Agua Potable para la eliminación de arsénico, acompañado por el alcalde de la localidad, Ricardo Casas, en una actuación que ha contado con una inversión de 40.000 euros.

Las nuevas instalaciones reducen los niveles de arsénico de los 13 miligramos por litro que urgieron las obras, y que se elevaron a 16 en fase de proyecto, a los 2 actuales que hacen que los vecinos recuperen en sus casas el abastecimiento de agua potable apta para el consumo humano.

La mayor parte del agua que consumen los vecinos de La Hiniesta procede de un sondeo que durante ciertas épocas y fundamentalmente a partir de 2020 el agua ha superado los valores permitidos por la autoridad sanitaria de arsénico, limitados a un máximo de 10 miligramos por litro.

La línea de suministro inicial consistía en una captación subterránea del sondeo y el correspondiente bombeo de agua bruta, completado por una conducción al depósito de almacenamiento desde el que se hacía un ajuste de cloro, desde el que se conducía finalmente a un depósito elevado desde el que se abastece el municipio por gravedad.

A la vista de la situación identificada de alto contenido de arsénico y en previsión de que pudieran aparecer problemas por exceso de hierro, como solución alternativa al sistema del que se disponía, la Diputación y el Ayuntamiento optaron por la construcción de una ETAP con capacidad para abastecer hasta 100 metros cúbicos al día, con un caudal de 12 metros a la hora, resultante de haber considerado una población estacional de hasta 400 habitantes en el pueblo.

Para conseguir este objetivo se ha instalado un variador de velocidad para ajustar al máximo el régimen de funcionamiento del bombeo existente. En la línea de impulsión se ha construido una cámara de llaves con el fin de conducir las tuberías del sondeo existente a la nueva ETAP en la que se realiza un ajuste previo de pH.

La eliminación de contaminante como tal se realiza gracias a un filtro relleno de resinas zeolíticas cuyas principales ventajas consisten en que no se altera el funcionamiento elemental del sistema y se trata de un sistema contrastado en otros municipios de la provincia.

Finalmente, se conduce el agua al depósito de almacenamiento desde el que se sirve al municipio.

Complementario al sistema principal y para optimizar su funcionamiento, se ha instalado un contador de caudal, unos indicadores de pérdida de carga en el lecho filtrante y sistemas de medición del nivel de reactivos, así como un sistema de control continúo de la concentración de cloro y un mecanismo de telecontrol

Una vez ejecutadas las obras se están obteniendo valores de arsénico inferiores