Por primera vez en las últimas semanas este indicador comienza a bajar

El análisis de los datos de la incidencia de la pandemia en Zamora ofrece este lunes un primer síntoma esperanzador. Aunque las autoridades sanitarias hace días que anuncian el principio del fin de la sexta ola, estos anuncios no se habían visto refrendados con las cifras hasta hoy.

Mientras que la incidencia por cada 100.000 habitantes a siete días el pasado viernes estaba situada en 2.089, este lunes ese mismo parámetro se sitúa en 2.066, un ligero descenso que podría aventurar que la sexta ola está comenzando a remitir.

De todas formas, la incidencia a 14 días por cada 100.000 habitantes en Zamora sigue creciendo y este lunes se sitúa en 3.693, muy por encima de los 3.488 casos del pasado lunes.

Este aumento de la incidencia tiene de nuevo su reflejo en la presión asistencial, que este lunes constata la presencia de 49 pacientes ingresados en planta, cuando el viernes había 42, y de tres pacientes en la UCI.