La consejera de Sanidad advierte que los jóvenes están actuando en muchas ocasiones como “supercontagiadores”

La incidencia de la quinta ola de la pandemia empieza a descender. Los contagios aumentan y la transmisión es comunitaria, pero algunos indicadores muestran ya signos de que las medidas de control empiezan a hacer efecto. Aun así, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha advertido este martes que si bien “empieza a descender la velocidad de contagio, lo cierto es que el virus no solo afecta a los jóvenes y ya se extiende a todos los grupos de edad”.

Casado ha recordado que el toque de queda, la medida más efectiva hasta el momento, no se podrá poner en marcha en la comunidad por lo que ha pedido “el uso de la mascarilla incluso en exteriores”.

“Les pedimos a los ciudadanos que apliquen su propio toque de queda, les pedimos que no bajen la guardia, que salgan lo menos posible por la noche en lugares muy concurridos”, ha pedido la consejera.

Con respecto al papel que los jóvenes están jugando en esta quinta ola, Casado ha subrayado que muchos según los rastreadores “están actuando como supercontagiadores”. Además, y aunque en la mayor parte de los casos los jóvenes superan la enfermedad con menores riesgos, lo cierto, ha señalado la consejera, “es que muchos enfermarán, algunos tendrán que ser hospitalizados y alguno podría perder la vida”.

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ha destacado que las medidas adoptadas han comenzado a surtir efecto y ha defendido la idoneidad de las mismas, pese a las quejas del sector hostelero y de la oposición.