El vicepresidente del Gobierno Regional, Francisco Igea, ha asegurado que el Consejo Interterritorial no puede espera “un día más” a la hora de imponer nuevas restricciones

La Junta de Castilla y León, a través de su vicepresidente regional, Francisco Igea, ha pedido este jueves que el Gobierno implante “sin esperar un día más” el toque de queda en todo el país.

Igea ha asegurado que la “situación es muy preocupante”. Tan grave, ha dicho, que de seguir por el mismo camino la situación podría derivar en los próximos días en un “colapso sanitario” como el registrado durante la primera ola.

El vicepresidente ha señalado que la Junta ha sido hasta el momento leal con el Gobierno, pero que ha llegado el momento de “exigir” que se tomen medidas urgentes. “No se puede esperar más” ha subrayado.

No puede “pasar un día más” sin que el Gobierno “asuma sus responsabilidades” y defienda la vida y los bienes de millones de ciudadanos.