Tanto la consejera de Sanidad como el vicepresidente piden al Gobierno una ley de pandemias que no deje a las comunidades autónomas sin recursos para frenar los contagios

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha vuelto este lunes a expresar su temor por las consecuencias que podría tener para la evolución de la pandemia el decaimiento del estado de alarma el próximo domingo.

Casado ha pedido al Gobierno herramientas legales que permitan a las comunidad autónomas adoptar medidas que permitan restringir la movilidad de los ciudadanos y responder a un posible aumento de los contagios. Sin esas herramientas, ha dicho, las comunidades autónomas no tendrían otro remedio que supeditar todas sus medidas a las decisiones de los jueces. “No tiene sentido tener que judicializar todas las medidas restrictivas necesarias para frenar los contagios”, ha señalado la consejera.

En este mismo sentido se ha manifestado el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, que ha asegurad que “no sería sensato” dejar caer estas medidas restrictivas cuando hay ocho o nueve comunidades autónomas con las UCIs al máximo de su capacidad.

Igea ha pedido por enésima vez que el gobierno asuma “sus responsabilidades” y tome la decisión de prorrogar el estado de alarma.