16 son montes de Utilidad Pública y otros 2 con convenio que afectarán a 1.266 hectáreas de pino

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, en nombre de las entidades propietarias de los montes, ha adjudicado 17 lotes de madera de pino correspondientes a un expediente de contratación por un importe de 751.097 € euros, lo que supone un incremento superior del 100% sobre el precio base de licitación en 5 lotes concretos. En total se han subastado 44.350 toneladas de madera de pino que afectarán a 18 montes de otras tantas localidades de toda la provincia, fundamentalmente montes de Utilidad Pública (16) aunque también hay algún monte con convenio aún en vigor, concretamente otros 2.

La extracción de la madera se llevará a cabo en 1.266 hectáreas, bajo sus distintas modalidades, cuyo proceso tendrá una duración de aproximadamente dos años. Los aprovechamientos maderables ahora adjudicados ascienden a 44.350 toneladas por importe inicial de 751.097 € y se realizarán en masas en las que el 60% se trata de primeras claras sobre masas más jóvenes destinadas fundamentalmente a fábrica de postes y a trituración para tablero, mientras que el 40% restante se realizarán en masas más maduras y evolucionadas con pies de mayor porte y grosor destinadas en buena parte a aserrío. Las alzas de los licitadores han superado el 100% sobre el precio de salida en 5 de los lotes llegando a un máximo de más de cinco veces el precio de salida en uno de ellos y con precios máximos en el entorno de los 26 € por tonelada.

Este trabajo, realizado por el Servicio Territorial del Medio Ambiente, representa un flujo constante de rentas vitales para los ayuntamientos del medio rural forestal. Las entidades propietarias de los montes de utilidad pública serán las únicas benefactoras de la recaudación, mientras que en los casos en los que haya consorcios o convenios previos, se ingresará el porcentaje correspondiente acordado. Los precios pueden ser aún superiores cuando se trata de cortas finales según los turnos de corta y claras planificados en los instrumentos de ordenación forestal.

Por otro lado, desde una perspectiva económica, estas actuaciones presentan un valor añadido para evitar la continuidad del combustible vegetal en los montes de la Comunidad, frenando la propagación del fuego y mejorando la eficacia en su extinción. Asimismo, las empresas deben dejar la zona de aprovechamiento en un estado similar al encontrado, restaurando los caminos usados a su estado original.

Los aprovechamientos forestales, promovidos por la Junta de Castilla y León, se realizan siempre de conformidad con el principio de sostenibilidad y son perfectamente compatibles con el mantenimiento de su biodiversidad, vitalidad y potencialidad contribuyendo a la conservación y mejora de las masas.