El consejero de Economía, Fernández Carriedo, asegura que los encuentros entre empresa y sindicatos deben producirse “cuanto antes”

La Junta se ha comprometido este miércoles a mediar entre los responsables de la gestión de la empresa Siro y los representantes de los trabajadores para alcanzar un nuevo plan de viabilidad que permita a la galletera mantener su actividad en la región.

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, que ha participado en la reunión que ha mantenido el presidente regional, Alfonso Fernández  Mañueco, con los representantes de los trabajadores y con los alcaldes de Toro, Venta de Baños y Aguilar de Campoo, ha asegurado que el Gobierno regional se pondrá de inmediato manos a la obra para lograr que todas las partes se sienten a negociar “cuanto antes”.

El consejero ha señalado además que ha percibido entre todas las partes implicadas en la negociación la voluntad de llegar a un acuerdo aunque ese entendimiento suponga “algunas renuncias” por parte de todos.

Carriedo ha señalado que todas las partes implicadas en este asunto deben sentarse cuanto antes a negociar porque el tiempo para la galletera se acaba, aunque se mostró esperanzado en que se produzca ese entendimiento. Ha pedido el consejero de Economía “un último esfuerzo” a todos los implicados para logar ese pacto de viabilidad que garantice la competitividad de todas las plantas de Siro en la comunidad.

Sobre el papel que la Junta pueda tener en ese plan de viabilidad, se ha limitado a decir que la Junta hará todo lo que pueda para que el acuerdo de materialice dado que es imprescindible para que la empresa tenga futuro.