Han celebrado un acto en el interior de la iglesia de San Vicente

La lluvia ha obligado este Viernes Santo a la suspensión de la procesión de Nuestra Madre. Aunque a la hora de la salida nada hacía pensar que iba a ponerse a llover, lo cierto es que en esta ocasión las previsiones han acertado de pleno y pocos minutos después ha comenzado a llover de nuevo con fuerza.

Aunque desde la Real Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias se ha barajado la posibilidad de realizar un recorrido corto para, al menos, sacar la procesión a la calle y no defraudar a cofrades y fieles, lo cierto es que era demasiado arriesgado iniciar siquiera el desfile y finalmente han tenido que renunciar a salir a las calles de la capital.

La procesión ha sido sustituida por un pequeño acto en el interior de la iglesia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí