Los zamoranos ya pueden disfrutar de la escultura en bronce cedida por la Fundación Fundos

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, y el director general de la Fundación FUNDOS, José María Viejo, han descubierto en esta soleada mañana de noviembre la escultura de Eduardo Barrón «Adán después del pecado» en un sencillo acto debido a la situación actual.

La escultura en bronce, cedida en depósito por la fundación Fundos al Ayuntamiento de Zamora, representa a una figura masculina desnuda, de 2,10 metros, y se asienta sobre un pedestal de mármol rosáceo de 1,40 metros de altura. Un bello monumento que presidirá la plaza de Sagasta, en el punto de confluencia entre las calles de Santa Clara, San Torcuato y Renova.

Eduardo Barrón (Morales del Vino, Zamora, 1858 – Madrid, 1911) creó este bello conjunto escultórico en 1904 con el que recibiría la Primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes.  A partir del modelo en escayola se hicieron dos vaciados, uno para el Ateneo de Madrid y el otro, éste que podremos contemplar a partir de mañana, perteneciente a la colección de la antigua Caja España. Influido por los artistas italianos del renacimiento es una escultura realizada dentro del neoclasicismo, pero también se nota la influencia del impresionismo así como del simbolismo, corrientes imperantes en la escultura moderna de la que Barrón participa.

El alcalde de Zamora ha manifestado su agradecimiento a la Fundación heredera de la antigua Obra Social de Caja España, porque no solamente posibilitará a todos los zamoranos y visitantes de disfrutar de esta gran obra del escultor zamorano, que ya cuenta «con la que es sin duda la escultura más representativa de la ciudad, como es la estatua de Viriato», sino que además ha cedido también el depósito otras siete obras de Baltasar Lobo (tres esculturas de pequeño formato y cuatro grabados) que se depositarán en el futuro museo, contribuyendo a realzar de esta manera la obra de dos de los más grandes artistas que ha tenido Zamora, como son Eduardo Barrón y Baltasar Lobo.

El director general de FUNDOS mostró también su satisfacción por la colocación de la estatua y su cesión a la ciudad, una acción que pone de manifiesto ‘el inequívoco compromiso de la Fundación FUNDOS con la ciudad y la provincia de Zamora’. Una vinculación que se concretará en nuevos proyectos como la reapertura del Auditorio FUNDOS ‘La Marina’ y el futuro Centro de Arte y Artistas Zamoranos que contará con una colección permanente de obras.

Tanto el alcalde como el director general de FUNDOS destacaron además el espíritu de entendimiento y colaboración entre ambas instituciones que se ha materializado también en otros acuerdos importantes, como el arrendamiento del local de la calle de Santa Teresa utilizado como sede del Centro de Pensionistas y Jubilados y de asociaciones de carácter social de la ciudad, o la cesión gratuita de los locales que ocupa la Biblioteca Municipal de San José Obrero, hasta que se traslade a su nueva ubicación del edificio rehabilitando en el antiguo matadero municipal.