En unas jornadas que se celebrarán a partir del miércoles en La Alhóndiga

Los días 25 y 26 de mayo -próximos miércoles y jueves- se desarrollarán en el salón de actos de la Alhóndiga las primeras jornadas sobre Trata y Explotación Sexual, promovidas por la Concejalía de Mujer e Igualdad del Ayuntamiento de Zamora, en colaboración con la Subdelegación Del Gobierno de Zamora y la Asociación APRAMP de asistencia integral de las víctimas de trata y explotación sexual, que tiene su sede en Salamanca paro que opera también en Zamora

Como recordó la concejala de Igualdad, Carmen Álvarez, en el acto de presentación de las jornadas, el Ayuntamiento de Zamora fue el primero en adherirse a la red de ciudades libres del tráfico de mujeres y niñas destinados a la prostitución, Red de Municipios Libres de Trata, según un acuerdo de Pleno de noviembre de 2015, en una moción respaldada por la totalidad de los grupos políticos municipales. En aquella moción se comprometía entre otros puntos a diseñar una campaña periódica para sensibilizar y convencer a la población de que la prostitución es igual a violencia de género y explotación sexual de las mujeres, ya que el fenómeno de la prostitución y el tráfico y la trata de mujeres están absolutamente relacionados. El propósito, según la concejala es el de «acercarnos a la problemática de estas mujeres y conocer, por parte de todos los intervinientes, cuerpos y fuerzas de seguridad, administraciones, asociaciones, servicios sociales, etc.; el trabajo, individual y coordinado, que realizan cada uno de ellos en este ámbito, así como las necesidades de las mujeres prostituidas para dar una respuesta coordinada y global»

La responsable de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno, Marisa Manso, dijo que cuando hablamos de trata, «hablamos de una forma de esclavitud y una de las prácticas más crueles de violación de los derechos humanos que existe en el siglo XXI ya que atenta contra la libertad, la dignidad, la integridad y la seguridad de millones de personas en todo el mundo y especialmente mujeres y niñas, que son la gran mayoría de las víctimas y a las que se llega a convertir en simples mercancías». Además y según los datos disponibles en los organismos oficiales, la explotación sexual se ha incrementado durante la pandemia y «eso se ha traducido en una mayor violencia y abuso contra las víctimas, agravados por los confinamientos ya que su situación, lo mismo que la violencia de género era menos visible y ha complicado la labor de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado al trasladarse la explotación de los clubes a los pisos particulares».

Unos datos que han sido corroborados por la responsable de APRAMP, Jenifer Durán, que intervino por videoconferencia desde Salamanca, quien dijo que ese traslado de los clubes a los pisos particulares se sigue manteniendo, especialmente en las ciudades, lo que hace aún más difícil el trabajo de esta asociación, que sólo en la provincia de Zamora atiende a 102 mujeres, fundamentalmente en la capital y en la zona fronteriza con Portugal, y en lo que va de año se han detectado siete pisos más que el año pasado en los que se ejerce la prostitución.

Para Jenifer Durán la trata de mujeres y la explotación sexual no es un problema ajeno a la sociedad por lo que «no podemos mirar para otro lado», y puso como ejemplo la situación actual con la guerra de Ucrania, en la que mujeres y niñas son engañadas para que ejerzan la prostitución, por lo que dijo que el objetivo es que cada día se haga más visible y «que no haya demanda». En el transcurso de las jornadas la representante de APRAMP dará a conocer el trabajo que desarrollan desde la asociación, los protocolos de actuación que desarrollan en las tres provincias en las que actúan y los sistemas para atender a las víctimas de la trata.

Según manifestó la concejala de Igualdad, las jornadas están dirigidas principalmente a profesionales que trabajen, desde un ámbito u otro, con mujeres prostituidas y otros profesionales o estudiantes interesados, pero también están abiertas a todos los ciudadanos con el fin de concienciar a la sociedad en general sobre situación de la prostitución que, según dijo Carmen Alvarez, «no es cierto que sea  la profesión más antigua del mundo, sino que es la más antigua violencia hacia las mujeres».