Los procuradores del PP por Zamora defienden un modelo que «beneficia al mundo rural, a las familias, las empresas y a quienes lo están pasando mal»

La reforma fiscal propuesta por la Junta de Castilla y León supondrá a los zamoranos un ahorro de 166 millones de euros en esta legislatura, según la estimación realizada por la procuradora por Zamora, Leticia García, que defiende que este modelo, que «rebaja la presión fiscal a los ciudadanos, las familias y las empresas, con especial atención al medio rural» es especialmente necesario en un momento como el actual.

El mayor ahorro se consigue con la reducción del impuesto de sucesiones y donaciones, 132 millones de euros, un capítulo en el que se incluyen las reducciones por la adquisición de explotaciones agrarias y empresas familiares. Además, se contemplan otros 23 millones de euros en la rebaja del tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y una veintena de deducciones que suponen un apoyo expreso «a las familias, a la discapacidad, a los jóvenes y al emprendimiento».

La reforma del Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentales implica también un ahorro de 7 millones de euros , un apartado que presta también una especial atención al medio rural y a las medidas para favorecer el asentamiento de población en los pueblos de la provincia.

Finalmente, Leticia García destaca que un año más se mantienen congelados las tasas e impuestos, un camino que el PP inició en el año 2014 y que supone un ahorro en esta legislatura de más de cuatro millones de euros para los zamoranos.

El procurador del PP Óscar Reguera manifiesta su deseo de que esta rebaja fiscal del PP «no se quedara aqui, en el esfuerzo de la Junta, sino que debería tener eco en el Gobierno de España». En este sentido, reclama que se rebaje el IRPF y el IVA a los productos agrarios para aliviar la inflación que sufre la cesta de la compra y que se aplique un IVA super reducido a la energía, las semillas y los fertilizantes para que agricultores y ganaderos puedan hacer frente al trabajo y garantizar la supervivencia de las explotaciones.

Los procuradores del PP contraponen el modelo fiscal que se está aplicando en Castilla y León con el que propone el PSOE, «subir impuestos, crear cuatro nuevos y revertir la eliminación del impuesto de sucesiones», algo que los populares consideran «inaudito en un momento como el actual y que amenaza a las empresas y las familias».