El depósito fue construido a comienzos de la década de los años 80, su superficie exterior está deteriorada y algunas válvulas se encuentran deterioradas por la oxidación

Las obras de reparación del depósito elevado de abastecimiento de agua de Villalpando contarán con un presupuesto de adjudicación de 69.925,90 y comenzarán de manera inminente tras el replanteo del proyecto al que asistió en días pasados el vicepresidente tercero de la Diputación y diputado de Obras Municipales y Medio Ambiente, Javier Faúndez Domínguez, acompañado por el alcalde del municipio, Félix González Ares, y técnicos del Área de Obras de la Institución Provincial.

Mientras se ejecutan las obras, la Diputación pondrá a disposición de la localidad un camión cisterna con capacidad de 30.000 litros y un grupo de presión para garantizar el suministro normal de agua a los vecinos.

El Ayuntamiento de Villalpando dispone de un depósito regulador elevado de abastecimiento de agua potables situado en el Camino Barrabueyes.

Está construido a base de hormigón armado, con forma de copa, y dispone de un fuste de 13,50 metros de altura y 3 metros de diámetro, con espesor de pared de hormigón de 0,30 metros y una copa de 21 metros de diámetro exterior con una altura de 7+2,70 metros.

El depósito, que fue construido entre los años 1983 y 1984, presenta en la actualidad un deterioro de la superficie exterior, debido fundamentalmente al escaso recubrimiento que posee la armadura. Además, las válvulas de compuerta de las tuberías de salida a la red municipal y del desagüe, así como la válvula de retención de la tubería de entrada de agua de los sondeos, se encuentran con un estado de oxidación muy avanzado, y con unas juntas deterioradas por el paso del tiempo y por las condiciones ambientales que se dan dentro del fuste del depósito.

El proyecto que ejecutará la Diputación contempla para acometer la reparación de la superficie exterior del fuste y de la copa de hormigón armado del depósito, ya que su aparente estado de conservación estructural no precisa de un refuerzo del mismo, comenzará por una limpieza con chorro de arena en toda la superficie del fuste y de la copa del depósito.

Asimismo, en las zonas con armadura vista se procederá a su pasivación y, posteriormente, se aplicará un refuerzo superficial con tejido unidireccional a base de fibra de carbono.

A la conclusión de estas operaciones, se aplicará una impregnación con inhibidores de corrosión y a un revestimiento con protección anti carbonatación.

Finalmente, el proyecto contempla también la sustitución de elementos oxidados o en malas condiciones, como válvulas, llaves de corte, rejillas y barandillas, todo ello con la finalidad de garantizar el abastecimiento de agua potable de calidad para el consumo de los villalpandinos.