La plantación de árboles en las 19.900 hectáreas quemadas en montes públicos comenzará después de comprobar la regeneración natural que se produce en la zona

La Junta de Castilla y León acometerá a partir de la próxima primavera la repoblación de la sierra de la Culebra quemada el pasado año y lo hará de forma escalonada, según explica el director general del Medio Natural y Repoblación Forestal, José Ángel Arranz, que ha mantenido este miércoles un encuentro con los alcaldes de los pueblos afectados.

La replantación de árboles, añade, se hará en aquellas zonas donde no se está produciendo regeneración natural, un fenómeno que se está detectando, añade, en la mayor parte de las zonas.

Las especies que se plantarán, añade, son “las propias de la zona”, entre ellas el pino pinaster, encinas, robles y otras especies como castaños o fresnos que, aunque tendrán menos presencia, servirán para crear una masa “no homogénea” que sea más “resiliente” a los incendios. De la misma forma, se diversificarán también las especies, creando en las cercanías de los pueblos, núcleos con árboles con mayor económico como castaños, cerezos o nogales que se pondrán “en zonas singulares con mejor suelo y cerca de los pueblos para crear también un espacio más seguro” en torno a los núcleos rurales.

Arranz señaló que el aprovechamiento del monte en la sierra de la Culebra será también gradual. Las encinas se recuperan antes, apuntó y también los pastos, que incluso serán más que antes. El aprovechamiento micológico tardará entre 8 y 12 años y, lo que más tardará, será la madera. “Los primeros clareos, que ya pueden tener una rentabilidad económica tardarán al menos 20 años”.

El plan de restauración forestal tendrá un coste de 50 millones de euros y se prolongará durante 10 años en diferentes actuaciones. La repoblación forestal supondrá en torno a 12 millones de euros, mientras el mayor coste lo absorberán los tratamientos silvícolas para tratar las masas de árboles “y que tengan un crecimiento adecuado”.

El plan forestal presentado hoy por la Junta a los alcaldes afecta a las hectáreas quemadas en montes públicos. El objetivo de la consejería, añade Arranz, es que los mismos criterios que se van a seguir en ellos se adopten también por los propietarios particulares. En este sentido, el próximo año se abrirán dos líneas de ayudas de cuatro millones de euros, para restauración y plantación de árboles de alto valor.

El plan se hará con una “visión comarcal” con la pretensión de crear bosques de valor, tanto desde el punto de vista de la conservación como de la gestión forestal y el aprovechamiento. Además, se crearán bosques que sean “más resilientes y que tengan medidas para contener futuros incendios”, para ello se contará con el concurso de la Junta, los particulares y los ayuntamientos.

El 80% de la madera de la sierra ya está recogida. La Junta plantea prorrogar hasta el primer trimestre el periodo para poder sacar la madera restante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí