Algunos fieles han participado en la primera procesión que se celebra tras la pandemia y que ha llevado a la Virgen desde la iglesia de San Vicente a la Catedral

La imagen de la Virgen de la Concha ha salido hoy a la calle con la intención de ganar el jubileo. Es la primera procesión que se celebra en la calle y con público desde que se declaró la pandemia, como recuerda el presidente de la cofradía, Ricardo Flecha.

La salida de la Virgen ha tenido hoy muchos significados. No sólo ha permitido ganar el jubileo con el recorrido realizado entre la iglesia de San Vicente, donde habitualmente se encuentra, y la Catedral de Zamora, donde ha participado en un acto religioso, sino que  lo ha hecho coincidiendo con el 900 aniversario de la  creación de la Diócesis de Zamora y, además,  en un año en el que se cumple el trigésimo aniversario de la coronación de la Virgen que es patrona de la ciudad.

Flecha se mostró especialmente satisfecho de que la Virgen de la Concha haya podido participar en esta celebración, “una de las siete celebraciones marianas” en las que participa cada año la imagen, lo que la hace ser una de las cofradías con mayor actividad continuada a lo largo del año.

La procesión se mantuvo en el aire casi hasta el último momento de abrirse las puertas de San Vicente, ante el mal tiempo con el que amaneció este jueves, con bajas temperaturas, un fuerte viento y amenazas constantes de lluvia. A pesar de ello, las condiciones permitieron celebrar la procesión como estaba previsto, a mediodía, y más de un centenar de personas acompañó a la imagen de la Virgen durante el recorrido realizado por el casco antiguo de la ciudad, hasta la catedral, donde se celebró una misa.