La Dulcería de Aba lleva 30 años ofreciendo este producto a zamoranos y visitantes. Este año, temen que el tiempo sea su peor enemigo

La Semana Santa es un conglomerado de costumbre y tradición. Y para tradicional, las almendras garrapiñadas, un producto típico que endulza y de que manera la Semana de Pasión tanto a visitantes como a turistas.

La Dulcería de Aba es uno de esos negocios que está en Santiago del Burgo vendiendo productos garrapiñados. Las estrellas son las almendras, aunque aquí también garrapiñan cacahuetes, sésamo, piñón, pipa de calabaza, pipa de girasol o pistachos, que tampoco dejan indiferentes a nadie.

Tras 30 años al pie del cañón, desde este negocio reconocen que las ventas «han decrecido en todo este tiempo, aunque tampoco tenemos claro el por qué». Y es que, da la casualidad, de que la realidad tampoco parece ajustarse: «es algo extraño, porque hace varias décadas no había el ocio ni el movimiento que hay ahora».

Para este 2024, el enemigo es uno y ya se está empezando a hacer notar. Las precipitaciones son siempre el mayor obstáculo para la gente que trabaja en la calle, y desde luego, las previsiones no son las más halagüeñas. «A partir del miércoles es cuando más solemos vender, y así hasta el sábado, pero este es justo cuando parece que va a llegar el mal tiempo. Esperemos que no sea para mucho, y que podamos ver a gente pararse a comprar», concluyen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí