Esa vida normal que se llevaba hasta marzo de 2020 vuelve a recuperarse de manera progresiva. El éxito de las vacunas ha conseguido ‘controlar’ los estragos del coronavirus, un virus que ha transformado de un plumazo todas aquellas actividades a las que estábamos acostumbrados. No ha habido ningún sector que no se haya visto afectado.

Obviamente, algunos de manera más testimonial y otros de manera más dramática, como sucede con todos aquellos negocios relacionados con los enlaces, ya sean civiles o religiosos. Ahora, con la pandemia en una fase menos dura, las bodas vuelven a celebrarse con una relativa normalidad. Los anillos de diamantes vuelven a recobrar su brillantez para simbolizar ese amor entre dos personas que deciden unir sus destinos en matrimonio.

Durante el pasado 2020, la mayoría de los enlaces de matrimonio se aplazaron durante unos meses e incluso acabaron aplazándose hasta mejores momentos de la pandemia, como sucede, ahora, en este año de 2021. En comparación de un año a otro, los enlaces han aumentado casi un 100%, alcanzado unas cifras de casamientos similares al último año anterior al coronavirus. No obstante, algunos novios decidieron firmar su amor en plena pandemia, aunque, obviamente, sin realizar ninguna celebración con familiares y amigos a consecuencia de las restricciones implementadas por las autoridades sanitarias.

Ahora, con el éxito médico de las vacunas, las celebraciones vuelven a parecerse a antaño, aunque con algunos cambios a raíz de la situación sanitaria. Pongamos algunos ejemplos: las bodas cuentan con menos invitados; hay que mantener una cierta distancia de seguridad entre las mesas de los invitados; hay que usar mascarilla en todo momento, salvo a la hora de ingerir los alimentos; la barra libre ya tampoco es como era antes, ahora es más comedida; ya no hay tampoco opción a realizar el típico cocktail de bienvenida; o el baile debe hacerse con mascarilla salvo en el caso de los novios (en algunos sitios, sólo los novios pueden bailar). Y todo, a ser posible, celebrándose al aire libre, porque ningún novio desea que sus invitados acaben contagiados. A buen seguro que si usted, querido lector, ha estado en una boda podrá apuntar algún tipo de novedad en comparación a las bodas de antes.

Anillos hechos a mano

Lo que no ha sufrido ninguna variación es el uso de los tradicionales anillos de boda, ya que los novios siempre buscan elegir esos anillos que les representen su amor para el resto de la vida, para lo cual siguen buscando el mejor asesoramiento en esta materia, como lo pueden encontrar en Baunat, una marca especializada en anillos de compromiso que fue fundada en Amberes en 2008, según deslizan sus propietarios. Esta empresa de joyería es conocida mundialmente ya que distribuye preciados anillos brillantes a lo largo y ancho de los cinco continentes. Su éxito, aparte de conocer el sector, está en cómo elaboran estas pequeñas, e importantes, joyas de arte: son realizadas a mano. Se estima que el negocio de este sector continúe al alza, puesto que cada vez hay menos días libres para celebrar todas esas bodas aplazadas a la fuerza durante 2020. Este año, así como el próximo, será una época destinada al amor, a reencontrarse con las sonrisas de todos los familiares y amigos.