Cuestionan la falta de apoyos y critican un absoluto desprecio de la Junta por un sector fundamental en el desarrollo económico de la zona

Llobu  y Aherca,  dos  empresas  de   ecoturismo   legalmente  constituidas   y que  operan  en la   Sierra  de   la   Culebra,  consideran  que   la   Junta  de   Castilla y León no cumple con sus promesas tras los incendios del pasado verano; además,  justifican  que  la Junta   ignora  al   sector  del   turismo  de   naturaleza e incluso, pone en riesgo su viabilidad.

Por un lado,  y tras  los  incendios  forestales,  el pasado   julio   ambas empresas se apuntaron en la oficina  provisional  abierta  por la Junta  de Castilla  y León  en las  dependencias  del  ayuntamiento  de   Villardeciervos. Con el objetivo de asesorar  y orientar  sobre  las  medidas  y ayudas autonómicas  aprobadas   por   la   Administración   regional,   esperábamos haber tenido alguna comunicación, pero cuatro meses después, no hemos recibido ningún tipo de información. Esta situación genera dudas sobre la realidad de un supuesto “Plan de recuperación medioambiental y socioeconómico para la Sierra de la Culebra” anunciado por la Junta.

Otro aspecto a tener  en cuenta  es que,  aunque  ambas  empresas  han solicitado ayudas o se han interesado por la subvenciones que la Junta ha convocado  para  las  Pymes  afectadas  por   el   incendio,  los   requisitos  han sido imposibles de cumplir ( era  necesario  demostrar  gastos  mínimos  de 5.000 euros durante  los  tres  meses  posteriores  al incendio).  Aunque  para las empresas de estas características, los gastos empresariales de un trimestre normal pueden ascender perfectamente a 3.000 euros (seguros, seguridad social,  combustibles,  mantenimiento  de vehículos,  alquileres, etc.),  la   Junta  ha   decidido  apoyar  a   las  empresas  que  han   justificado  más de 5.000 de gastos, quedando fuera el resto. Una vez más, esto supone una zancadilla incongruente  para  la mayoría  de las  Pymes  operan  en la zona  y , en concreto, con las  empresas  de ecoturismo,  que  además  han visto reducidas sus reservas de clientes tras los incendios.

Por otro lado, estas empresas  critican  que  la Junta  carece  de una planificación respecto al sector del ecoturismo  y su compatibilidad  con la caza.  De hecho,  a pesar  de la   catástrofe   derivada   de   los   incendios,   la Junta no ha respetado en absoluto la tranquilidad de los puntos de observación de fauna que quedaron a salvo de las llamas. Es más, como empresas  del   sector  hemos  sido  testigos  (durante  varias  salidas  en   las que participaban  decenas  de clientes)  de la caza  de corzos  y de ciervos  en los  mismos  bordes  de las  zonas  quemadas  de la   Reserva  de   la   Culebra. Esto supone un claro desprecio por el sector del turismo de naturaleza y especialmente, por la protección de la fauna, muy afectada por el fuego.

Siguiendo con esta situación, las dos empresas firmantes de esta nota de prensa, han solicitado en los últimos meses dos reuniones con la Junta de Castilla  y León  para  abordar  diferentes  aspectos  relacionados   con   el sector. Pero la Junta todavía no ha respondido a nuestra solicitud.

Por último,  las  políticas  de la Junta  de Castilla  y León  respecto  al ecoturismo, ponen de relieve una ausencia de interés por luchar contra la despoblación en el medio rural y también, por apoyar  a sectores  que promueven la conservación de la biodiversidad, como es el ecoturismo. Es importante  recordar  que,  en la Sierra  de la   Culebra,   la   observación   de lobos en la naturaleza atrae cada  año a más  de 3.000  personas  y genera, según un informe elaborado por el Gobierno de España en 2016,  unos  1,8 millones  de euros  en la zona.  Localidades  como   Villardeciervos   son   el lugar donde cada año, miles de turistas, atraídos por el lobo, se alojan o consumen en sus restaurantes, bares y otros  establecimientos . A pesar  de ello, la Junta de Castilla y León sigue ignorando e incluso,  destruyendo  el sector del ecoturismo.