Se puede viajar al país vecino por motivos laborales, humanitarios o de estudios, no para hacer turismo o de compras

Ante la confusión creada tras la apertura de fronteras con Portugal, la Subdelegación de Gobierno ha salido al paso de las dudas existentes entre los ciudadanos para aclarar que por el momento, y hasta que la incidencia de la pandemia en España no rebaje considerablemente sus cifras, solo se podrá viajar al país vecino por motivos esenciales, como trabajo, razones humanitarias o estudios. Sigue por tanto prohibido cruzar la frontera para hacer turismo o a realizar las tradicionales compras. Así lo ha aclarado este martes el subdelegado del Gobierno en Zamora, Angel Blanco, que ha insistido en que tanto las fuerzas de seguridad españolas como las portuguesas seguirán controlando los principales pasos fronterizos.

Blanco ha explicado que estas limitaciones tienen su explicación en una directiva del país vecino que establece limitaciones a los países de origen donde la incidencia acumulada de la pandemia se sitúe por encima de los 150 contagios por cada 100.000 habitantes. Hay que tener en cuanta, ha dicho el subdelegado, que Portugal tiene en estos momentos una incidencia acumulada de 64 casos por cada 100.000 habitantes mientras que en España esta cifra se eleva hasta los 224 casos.