Este pequeño municipio sanabrés cuenta con los Visparros y las Vieyas, que salen el día de Año Nuevo

Un año más, y ya casi una década desde su recuperación, con la entrada de año han vuelto a las calles los Visparros y Vieyas de Triufé junto a la filandorra y el galán. Esta tradición que se había perdido en Triufé durante más de 80 años contó con la participaron de personas de todas las edades, desde público infantil hasta gente de edad avanzada.

Los Visparros de Triufé de Sanabria desfilaron por las calles  acompañados de las Vieyas (viejas), con su cara tapada con una máscara de ganchillo. Los trajes de dichos Visparros están formados por farrapos (ropas viejas) y sobre ellos telas rojas, en la cintura, en las piernas polainas, y el más importante, la máscara roja. Por último aparecen unas sogas cruzadas en el pecho y espalda de donde cuelgan los chocallos (cencerros).

En ocasiones los visparros persiguen a los asistentes y les tiran cernada que llevan en caldeiros, pellizos de castañas, lampazas…, manchan a las personas con un tizón de urz después de darles el aguinaldo, que tradicionalmente era comida, durante los últimos años huevos. Algunos visparros llevan cabezas de vacas con las que envisten a los asistentes. Hay que recordar que toda la celebración forma parte de un ritual de purificación durante el solsticio de invierno.

La fiesta fue autorganizada por los propios vecinos y vecinas de la localidad a los que se le sumaron personas de localidades vecinas como Ferreros de Sanabria, Puebla de Sanabria o Castellanos de Sanabria.

De esta manera queda consolidada esta mascarada dentro del espectro geográfico del noroeste ibérico. Otro ejemplo más en el cual se ha demostrado que la cultura rural todavía tiene vida y fuerza. Para su recuperación ha sido clave la colaboración de varias vecinas de Triufé y la Asociación para el estudio de la montaña CRIOSANABRIA.

Para Daniel Boyano Sotillo, descendiente de Triufé y presidente de CRIOSANABRIA «enseñar nuestras tradiciones es una de las claves para la conservación de nuestra cultura. El objetivo es divertirse, disfrutar del ritual, enseñar y aprender a conocer, a entender y a admirar las mascaradas de invierno de Sanabria, porque no se quiere lo que no se conoce, y no se cuida lo que no se quiere».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí