Las precipitaciones podrían llegar a partir del Miércoles Santo

Las previsiones meteorológicas, por el momento, no auguran una Semana Santa tranquila. La amenaza de lluvia se cierne sobre la provincia a partir del Miércoles Santo.

Los próximos siete días, al menos, el tiempo seguirá mostrando cielos despejados o con nubes altas, siendo el riesgo de precipitaciones casi inexistente. Las temperaturas seguirán siendo suaves.

En el tramo final de la próxima semana la llegada de una potente borrasca por el oeste peninsular podría dejar lluvias al menos hasta el Viernes Santo, aunque por el momento las previsiones con tantos días de margen podrían dar lugar a importantes cambios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí