La Junta Administrativa está a la espera de la solicitud por escrito para adquirir una nueva máquina “que ya está mirada”, tal como han afirmado sus representantes

La séptima concentración de Litos por la Sanidad Pública, encauzada a través de la plataforma del mismo nombre y en la que participa todo el pueblo, comenzó ayer con un minuto de silencio por su alcalde, Julio Iglesias (PP), que falleció el pasado lunes y ha dejado un gran vacío en los corazones de los habitantes de la localidad.

Acto seguido, Cándida Martín, presidenta de la plataforma, insistió una vez más en una de las principales motivaciones de las concentraciones: la reivindicación de que las consultas presenciales se produzcan sin necesidad de cita previa.

Tal como explicó la presidenta, en grandes localidades esta cita se hace necesaria para organizar las consultas, pero en un pueblo de apenas 100 habitantes con un día de la semana asignado para la visita médica, esa cita previa se hace innecesaria a la hora de gestionar la afluencia de pacientes a la consulta y, sin embargo, suponen un importante escollo para las personas más mayores, que deben enfrentarse a la necesidad de hacer varias llamadas hasta que logran ser atendidos o a enfrentarse a un contestador automático.

Así mismo, Cándida Martínez informó a las personas reunidas de la evolución de las últimas gestiones, que esta semana han estado centradas en la petición de que las pruebas de INR se realicen en la propia localidad, sin que las personas que se medican con Sintrom deban desplazarse a Tábara, a 12 kilómetros, para realizarla. Esta reivindicación está más justificada que nunca a causa de la nueva ola de COVID-19, ya que, tal como los vecinos entienden, habrá menos peligro de contagios con pocas personas en el consultorio de Litos que con la afluencia de pacientes de varios pueblos en el centro de Tábara.

La coordinadora informó a los responsables de la plataforma de la necesidad de contar con un ordenador y una impresora para poder realizar la prueba. “Sabemos que en algunos pueblos en los que sí hacen la prueba, no tienen ese ordenador a disposición de la enfermera, por lo que pensamos que llevarán el suyo. No obstante, hemos solicitado ya al Ayuntamiento que adquiera un ordenador y una impresora para ponerlos al servicio de la enfermera y que pueda hacer la prueba”, explicó.

Tal como añadió Etelvina Cifuentes, colaboradora de la Junta Administrativa de Litos, “en su día se nos pidió uno para el médico, y ya lo tiene; ahora se nos ha pedido el de la enfermera, y en cuanto se nos pida por escrito acreditando la obligatoriedad de tenerlo, se pondrá. El ordenador ya está mirado”.

 

Colaboración entre plataformas locales

Por su parte, Miguel Ángel Colino, secretario de la plataforma Litos por la Sanidad Pública, y que asistió el pasado día 15 a la asamblea general de Asociación para la Sanidad Pública de la Provincia de Zamora, informó a los asistentes de la marcha de los asuntos tratados en la reunión. Colino animó a los presentes a que las demás localidades imiten el ejemplo de Litos en la perseverancia en sus reivindicaciones e hizo una llamada a la colaboración entre plataformas para aunar fuerzas.

Los presentes mostraron su acuerdo en los principios que animan las protestas (Sanidad pública y de calidad). La mayor parte de las plataformas reunidas, incluida la de Tábara, población en la que se encuentra el Centro de Salud en el que se inscribe Litos, acordaron la realización de actuaciones concretas en el futuro. Actuaciones supeditadas, eso sí, a la remisión de la quinta ola de la pandemia para que cualquier acción se lleve a cabo lo haga con todas la máxima seguridad para los asistentes.