Aseguran que se enfrentan al riesgo de contagio por Covid 19 igual que el resto de colectivos sanitarios

Celadores y celadoras del Complejo Asistencial de Zamora se han concentrado este jueves a las puertas del Hospital Virgen de la Concha para reclamar que la administración deje de considerar su categoría profesional como trabajadores de bajo riesgo.
Soledad Vega, portavoz de los celadores zamoranos esta mañana, ha asegurado que su colectivo quiere mostrar su “ total desacuerdo con la catalogación como personal de bajo riesgo que realizo el Ministerio de Sanidad en sus protocolos de actuación frente al Covid-19”.
Vega ha señalado que este colectivos profesional “es esencial en la movilización y traslado de pacientes dentro de los centros sanitarios y que para poder llevar a cabo las diferentes movilizaciones que requiera un paciente, es imposible realizarlas sin poner literalmente, nuestras manos sobre el propio paciente, lo que lleva implícito un contacto directo con el mismo”.
Somos, ha dicho, “el colectivo que más movilidad tiene dentro de los centros, puesto que en muchos casos, nuestra actividad requiere el traslado de pacientes por diferentes áreas del hospital, con el consiguiente riesgo que ello conlleva de una posible propagación de un virus, como en la actual situación de pandemia que estamos viviendo. No queremos contagiarnos, pero tampoco queremos que otras personas se contagien por nuestra culpa. Nuestra categoría no se lo merece”.
Por todo ello, y ante el actual incremento de rebrotes de Covid-19 que está habiendo dentro de la geografía nacional, y que hace pensar que podamos volver a la situación dantesca que vivimos hace unos meses atrás, ha subrayado la portavoz de los celadores, “se hace necesario que los Servicios de Prevención revisen los protocolos de protección que requiere el colectivo de celadores para poder desarrollar de una forma completamente segura sus actividades dentro de los centros asistenciales, tal y como lo hacen los demás estamentos que están presentes dentro del equipo asistencial. Así mismo, esperamos que el Ministerio de Sanidad, nos saque del protocolo de bajo riesgo como se hizo con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, puesto que nuestra actual catalogación no se ciñe a la realidad. Esta exposición está justificada por el contacto directo y estrecho que tenemos con los pacientes dentro de prácticamente, la totalidad de las áreas asistenciales que existen dentro de un centro sanitario”.
Creemos, ha continuado Soledad Vega, “que este es un colectivo especializado y que su eventual falta de conocimientos no le exime de su responsabilidad. La prevención debe ser asumida por los centros sanitarios y dedicar recursos específicos”.
La portavoz de los celadores se ha referido también al trabajo que realiza este colectivo en Atención Primaria. “Ellos se exponen directamente a pacientes que no han sido diagnosticados, no han sido valorados por un especialista y en la mayoría de los casos no tienen ni las pruebas pertinentes realizadas. Es un contacto de riesgo”.
Vaga ha asegurado además que afortunadamente en Zamora su categoría profesional ha sido tratada de forma solidaria por el resto y siempre han contado con el mismo grado de protección que los demás colectivos sanitarios, aunque esta es una situación privilegiada que no se produce en otros centros sanitarios.
En estos momentos, la plantilla de celadores del Complejo Asistencial de Zamora se eleva hasta 180 trabajadores.