Policía Nacional y Guardia Civil investigan más de 700 infracciones de este tipo en la provincia de Zamora en lo que va de año

Los delitos telemáticos, aquellos cometidos a través de internet, suponen ya el 25% del total de infracciones registradas en lo que va de año en la provincia de Zamora. Esa incidencia se percibe sobre todo en la capital, donde se llega incluso al 28%, mientras en la provincia ese tipo de delitos apenas suponen el 11%.

Son cifras que hoy ha facilitado el subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, acompañado por los representantes de la Guardia Civil y la Policía Nacional y por los responsables de los equipos que investigan este tipo de delitos.

Blanco apunta que «la prevención» es fundamental a la hora de evitar los delitos telemáticos y eso supone que «no hay que facilitar el DNI en ninguna circunstancia» y conocer las plataformas digitales a través de las cuales compramos, vendemos o hacemos operaciones bancarias para saber qué métodos de pago tienen y desconfiar si nos ofrecen otras alternativas.

Dentro de los delitos informáticos, las estafas son los más frecuentes, ya que de los más de 470 delitos telemáticos registrados en la capital, el 75% de ellos tienen que ver con estafas y el 50% con la utilización fraudulenta de tarjetas de crédito, débito o cheques de viajes. De la misma forma, de los más de 250 delitos informáticos denunciados en la provincia el 85% son estafas.

Y las ciberestafas, apunta el responsable del equipo de investigación de la Policía Nacional, son cada vez más variadas y sofisticadas. Afectan tanto a las compras y ventas entre particulares, como a las que se realizan a través de páginas web que se creen de confianza pero que pueden ser suplantadas.

Los alquileres vacacionales en verano, los préstamos on line, paquetes supuestamente retenidos, llamadas de ayuda de un falso familiar e incluso estafas amorosas son algunas de las variantes con las que se ha encontrado la policía. Incluso están investigando estafas a empresas a las que se interceptan correos y facturas con las que, robando datos, se hacen después operaciones fraudulentas.

La manera de prevenir, insiste la policía, es «no facilitar datos y tener tarjetas virtuales cargadas con poco dinero a la hora de hacer pagos».

El responsable del equipo Arroba de la Guardia Civil en Zamora insiste en la práctica del phishing, que está perjudicando a una treintena de personas en la provincia. Todas ellas han sido estafadas a través de un sms que les informa de un problema en su cuenta bancaria y les invita a pinchar en un enlace para resolverlo. Los estafadores piden después que se introduzca una contraseña que se envía por el mismo sistema, lo que les abre la puerta a la cuenta bancaria de la víctima. «Hay que evitar compartir las claves con nadie, incluso si creemos que es nuestro banco el que nos lo está pidiendo a través de mensajes de texto, correos o llamadas de teléfono», insiste.

Los investigadores insisten en que no existe un perfil tipo de las personas víctimas de las estafas o los delitos telemáticos dada la variedad de prácticas que se registran.