El año pasado acogieron más de 830 conciertos, lo que evidencia la importancia de este sector en la economía regional

El pasado lunes 28 de junio se celebró en Benavente la reunión de las salas de música de Castilla y León a la que acudieron gerentes, técnicos y programadores de distintas salas que forman parte de la Asociación Castilla y León en Vivo, así como representantes de la Asociación Estatal de Salas de Música en Directo (ACCES).

Entre los puntos más importantes a tratar se encontraba la crisis que la COVID19 ha provocado en el sector, por lo que se analizó la situación actual de los socios, el impacto que ha provocado en los profesionales de la industria musical y la presentación de ideas, proyectos y defensa del colectivo a las instituciones.

Según estadísticas que facilita la entidad, 103. 885 personas acudieron a 830 conciertos durante la temporada de 2018, una cifra nada despreciable. Este dato refleja el impacto que las salas de música tienen en la economía local, ya que proporcionan empleo de manera directa a 87 personas e indirectamente influyen en otros sectores como el hostelero, debido a su importancia como puntos de interés turístico y cultural.