Surge la alerta tras duplicarse en Zamora las denuncias por delitos contra la libertad sexual, con víctimas cada vez más jóvenes

La Asociación Zamorana de Empresarios de Hostelería repartirá entre sus asociados 2.500 ‘tapavasos’ para prevenir casos de sumisión química, sobre todo en los locales de ocio nocturno de la provincia.

La iniciativa, que se completa con el reparto de 2.000 dípticos con medidas para prevenir las agresiones sexuales, forma parte de una campaña desarrollada por la Delegación del Gobierno de Castilla y León  para concienciar sobre la importancia de «prevenir y actuar ante cualquier abuso sexual», según explica Marisa Manso, responsble de la Unidad de Violencia de Género en Zamora.

En esta ocasión se ha hecho coincidir con la celebración, mañana viernes, del Día Internacional contra la Violencia de Género.

El subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, señala que la campaña está dirigida a los jóvenes y a las mujeres, una campaña especialmente necesaria a la vista de los datos que ofrece el Ministerio de Interior: en el año 2020 se produjeron en Zamora 17 delitos contra la libertad sexual y el año pasado se denunciaron 36, lo que supone un incremento del 111%. Los datos del primer semestre de este año «no mejoran la situación», dice Ángel Blanco, ya que se han registrado 19 denuncias, lo que implica un incremento del 46% respecto al mismo periodo del año pasado.

El subdelegado reconoce que existe preocupación porque «se duplican las denuncias por delitos contra la libertad sexual en Zamora, pero también porque cada vez baja más la edad de las víctimas». En ocasiones son niñas de apenas 14 años y el supuesto agresor es un adolescente de entre 16 y 17 años. «Todo lo que se haga para prevenir y actuar ante estos casos es poco», apunta.

El presidente de la Asociación Zamorana de Empresarios de Hostelería, Óscar Somoza, mostró su satisfacción porque el incremento de las denuncias, dijo, «implica que cada vez hay más sensibilización sobre estos temas, que siempre han existido, solo que ahora llegan a la policía y la guardia civil».

En este sentido, aseguró que desde la asociación se va a «sensibilizar» al personal de los bares de ocio nocturno para que «denuncien en cuanto hay cualquier atisbo de problema».