Solicitarán también una compensación por las pérdidas económicas provocadas por este vaciado

Los alcaldes de los municipios afectados por el vaciado del embalse de Ricobayo por parte de la empresa eléctrica Iberdrola se han reunido en la mañana de hoy para tomar decisiones con respecto a esta problemática de desertización. Actualmente, la capacidad del embalse se sitúa en un 13 %, lo que impide el abastecimiento de agua y varias localidades, además de afectar económicamente a las mismas.

Andavías, Bretó, Bretocino, Carbajales, Faramontanos, Granja de Moreruela, Losacino, Manzanal, Montamarta, Moreruela de Tábara, Muelas del Pan, Palacios del Pan, Perilla de Castro, San Cebrián de Castro, San Pedro de la Nava, Vegalatrave y Videmala y La Hiniesta, municipios directamente afectados, exigirán a Iberdrola que “cumplan lo acordado en el Consejo de Administración en relación a las políticas corporativas medioambientales”, además de solicitar a la eléctrica “la compensación de todas las pérdidas económicas” derivadas de este vaciado.

Este conjunto de localidades pretende también que Ricobayo “deje de considerarse un embalse regulador”, ya que esta concesión se firmó en el año 1933 y tenía una vigencia de 75 años, por lo que caducó en 2008. Por ello, preguntarán a la Confedera Hidrográfica cuál es la situación del embalse desde hace trece años, ya que el TAS considera “improrrogables” estas concesiones una vez que caducan.

Por otra parte, todos los alcaldes de estos pueblos coinciden en que el motivo por el que Iberdrola ha decidido vaciar hasta el 13% de la capacidad es “puramente económico”. El alcalde de San Cebrián afirmó que “teniendo el megavatio a un precio de 110 euros, no cabe la posibilidad de que haya otra razón.”. Un interés económico que perjudica gravemente el abastecimiento de agua de estos municipios, además de otros motores económicos como el turismo, “ya que, la gente que viene en verano, si no se puede bañar o realizar actividades deportivas, no vienen”.

Por último, los alcaldes de estos municipios han confirmado que crearán un grupo de trabajo “abierto a todo aquel que quiera ayudar” con distintas ideas para conseguir que Iberdrola mantenga en un 70 % la capacidad de Ricobayo en periodo estival, algo que haría desaparecer estos impactos ambientales y económicos que han llevado a este sinfín de municipios a tomar medidas pertinentes.