Las bajas temperaturas registradas están dificultando eliminar las placas de hielo

La borrasca ‘Filomena’ ha obligado al parque de maquinarias de la Diputación ha realizar un esfuerzo extraordinario en los últimos días. En apenas cuatro días, los quitanieves de la institución provincial han limpiado más de 10.000 kilómetros de carreteras. Una cifra que teniendo en cuenta que en la provincia la red provincial tiene apenas 1.600 kilómetros, supone que en algunas vías las máquinas han tenido que intervenir en numerosas ocasiones.

El diputado de Medio Ambiente, Javier Faúndez, ha explicado esta mañana que dentro de las enormes dificultades que ha supuesto limpiar la nieve y el hielo de la borrasca Filomena, en la actualidad la situación en las carreteras de la provincia es de “normalidad”.

Aun así, Faúndez ha pedido a los ciudadanos que extremen las precauciones a la hora de circular por las carreteras de la provincia dado que todavía hay zonas muy afectadas por el hielo, que está siendo especialmente difícil retirar por las bajas temperaturas registradas por las noches.

Aunque la nevada fue el sábado, Faúndez ha recordado que ayer mismo todavía hubo que intervenir con las máquinas quitanieves en un centenar de carreteras de la provincia, lo que da una idea de la magnitud de una nevada que además ha venido acompañada por unas temperaturas excepcionalmente bajas.