La Hoguera de San Juan en el aparcamiento de la Ciudad Deportiva de Zamora se ha hecho desear en esta mágica noche. La montaña de maderas colocadas por las peñas ha tardado en arder, quizás por la prudencia para evitar la virulencia de las llamas.

Finalmente, el fuego encendió el cielo zamorano y los presentes aprovecharon para realizar sus rituales. Unos se desprendían de los apuntes y libros, compañeros de horas y horas de estudio; y otros quemaban papeles escritos con deseos, intentando atraer la buena suerte.

Diferentes rituales a los que se han unido los zamoranos y zamoranas que se atrevían a acercarse al sofocante calor de las llamas que los bomberos de Zamora intentaban apaciguar refrescando a los asistentes a la fiesta con el agua de las mangueras.

La noche más corta y más mágica del año ha continuado con la música de la Selvatika Summer Party XL.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí