El jefe del Ejecutivo autonómico avanza que también se renovarán los convenios con las compañías suministradoras para evitar cortes por impagos

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado hoy que la Comunidad pondrá en marcha una serie de ayudas, entre ellas una directa y extraordinaria de 130 euros, para luchar contra la pobreza energética y ayudar así a las familias a hacer frente al coste por la subida de los suministros energéticos. “Mi Gobierno protege a las personas” y está a su lado ante la subida de la factura de la luz, el gas y el gasóleo de calefacción, ha subrayado el jefe del Ejecutivo autonómico. “Ninguna familia sin luz, ninguna familia sin calefacción por dificultades económicas”, ha afirmado.

Un conjunto de medidas entre las que se incluye una ayuda extraordinaria de 130 euros a las personas más vulnerables. Será directa y sin trámites de solicitud, pues se ingresará antes de fin de año a las familias que ya están identificadas. Se espera beneficiar a unas 45.000 familias, entre ellas las que tienen menos recursos, los perceptores de la Renta Garantizada de Ciudadanía y los mayores con pensiones no contributivas. Fernández Mañueco ha cifrado el gasto social de esta nueva línea en unos 6 millones de euros.

El paquete de medidas anunciado hoy en Zamora por el presidente también incluye incrementar en 8 millones de euros las partidas que la Junta de Castilla y León destina a las entidades locales para ayudas de emergencia a las familias, creando a tal fin una nueva línea por la subida de la electricidad y otras energías. Serán cuatro millones de euros este año y otros tantos el próximo ejercicio, ha apuntado Fernández Mañueco, quien ha recordado que son precisamente las entidades locales las que tramitan las ayudas de emergencia y la Junta ayuda a las familias a través de ellas.

En tercer lugar, se reforzarán los convenios con las empresas suministradoras para evitar cortes por impagos de las familias con dificultades. Ya se están renovando los acuerdos en este sentido suscritos con Iberdrola, Nartugy y Repsol y, además, se está preparando otro para sumar a Endesa. Una medida “importante” y que “saca de un apuro” a muchas familias, ha destacado Fernández Mañueco, quien ha apuntado que el año pasado evitó el corte de suministro a más de 400 hogares en Castilla y León.

Complementarias

Por otra parte, la Junta está pendiente de que el Gobierno de España notifique si mantiene el bono térmico este año, así como la relación de beneficiarios y el importe, de modo que se pueda o no incluir en el proyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad para 2022. Para abonar esta ayuda en 2020 se gestionaron 8,8 millones de euros para 93.000 familias, con una cantidad que osciló entre los 67 y los 123 euros.

Uno conjunto de medidas, ha resaltado Fernández Mañueco, que servirán para ayudar a las familias con dificultades y que más están sufriendo el “subidón” de la energía. Además, se complementan a las que ya se ofrecen a  las familias más necesitadas, como son la Renta Garantizada de Ciudadanía o las ayudas de emergencia, que llegan a 32.000 familias.

“Tenemos unos servicios sociales del primera, entre los mejor valorados de España, y es por iniciativas como ésta”, ha subrayado el presidente de la Junta, quien ha recalcado la “voluntad política” del Gobierno de Castilla y León de proteger a las personas.