Necesitó atención médica urgente y sufrió un auténtico calvario por la falta de medios

Manuel Fuentes, un zamorano de sobra conocido por la mayor parte de la provincia gracias a su larga trayectoria profesional, sindical, política, y más recientemente como representante de Amnistía Internacional, ha querido usar las redes sociales para denunciar las penurias de la sanidad sanabresa.

Una denuncia que tiene que ver con una emergencia sufrida por el propio Fuentes en Sanabria y por la que sufrió un auténtico calvario por la falta de medios.

Comienza Manuel Fuentes narrando su accidente para después explicar pormenorizadamente como la falta de medios tanto materiales como profesionales convierte lo que podría ser un suceso sin mayor relevancia en una tortura que duró más de seis horas.

Reproducimos íntegra la queja de Fuentes:

“Ayer tuve que desplazarme con urgencia desde el camping El Folgoso ayudado por mis vecinos campistas porque me caí y se me salió un hombro de su sitio. El dolor era intenso, sudaba por todo el cuerpo, no podía mantenerme sentado por el intenso dolor, respiraba con dificultad.

Llegamos a toda prisa al centro de salud de Puebla , el más cercano, llevaba casi media hora sufriendo.

Entramos por la primera puerta que vimos abierta y vimos un gran pasillo lleno de habitaciones con camas pero nadie contestaba a nuestras palabras: hay alguien?.

Llegamos a una sala en la que una señorita nos dijo que teníamos que esperar porque estaba atendiendo a una urgencia. Yo estaba de rodillas en el suelo y sujetando mi hombro izquierdo con la mano derecha porque cualquier mínimo movimiento me hacía gritar. La señorita me dijo con voz enérgica que tenía que estar sentado y tranquilo. Pasados diez minutos empezó a hacer preguntas: de dónde son, dni, tarjeta sanitaria, que le ha pasado, alergias,…… Mientras tanto atendía el teléfono con un humor poco positivo advirtiendo que no podía atender la llamada porque tenía dos urgencias y además abría una ventana que daba a ese despacho para decir a la gente que estaba fuera que se pusieran a la cola y cuando tuviera tiempo les atendería por orden.

Estaba sola con una compañera que estaba pidiendo permiso para que una ambulancia pudiera trasladar dos personas al Hospital de Zamora mientras me miraba el pulso y la tensión.

Llevaba una hora sufriendo y retorciéndome escuchando toda esta película de gestión tercermundista . En la calle, haciendo cola estaban otros 4 pacientes que esperaban el desenlace para encontrar un poco de simpatía y atención.

A los tres cuartos de hora llegó la ambulancia con una sola conductora, que era su primer viaje, para trasladarnos a los dos pacientes que estábamos en las dependencias. Un cielo de joven que, en el viaje, ante mis ruegos de que necesitaba aire por el calor que hacía, paró dos veces para abrir las puertas y que me diera el aire para recuperar y seguir la aventura, ayudada por mi compañero de viaje que estaba en mejores condiciones. Una frase de esa joven no se me va a olvidar: «nunca se me va a olvidar su cara de sufrimiento señor, es mi primer viaje de trabajo».

Llevaba dos horas y media de sufrimiento y ahora era más intenso por la mierda de carretera nacional llena de baches por la que hay que tienen que transitar los vecinos de la Carballeda o de Toda Sanabria para venir al Hospital cuando están enfermos o tienen que hacer diálisis. La Zamora olvidada pensaba yo.

A las tres horas y cuarto del inicio de esta historia ( y tuve suerte según la médica) llegaba a urgencias del Clínico con todo el protocolo necesario, placas, etc… Había mucha actividad, muchos pacientes que llegaban de todas las comarcas cada uno con una historia. Tuve que esperar un rato largo retorciéndome de dolores porque la enfermera que me tenía que atender con urgencia estaba cosiendo una herida de un niño que gritaba pidiendo por su mamá. Una médica amable y competente con un pequeño equipo me colocó el hombro dos horas y media más tarde en tres minutos, me pusieron un cabestrillo, me dieron unos consejos y para casa .

6 HORAS LARGAS DE UNA AVENTURA QUE DE OCURRIR EN ZAMORA HABRIA DURADO 40 MINUTOS

ESTA ES LA SITUACIÓN DE LA SANIDAD EN LAS ZONAS RURALES, ESTA ES LA RAZÓN POR LA QUE PROTESTAN TANTOS COLECTIVOS CADA SEMANA.

Mañana aunque estoy de vacaciones voy a dedicar un poco de mi tiempo a  presentar una queja ante el Procurador del Común para que pida explicaciones del por qué en una zona tan amplia y que se llena de gente en estos días no hay una UVI MÓVIL MEDICALIZADA Y EL CENTRO DE SALUD SOLO CUENTA CON UNA SEÑORA MÉDICA PARA ATENDER A LOS ENFERMOS.

EL SENTIDO COMÚN DICE QUE ALLÍ TENÍA QUE HABER TRES AMBULANCIAS PERMANENTES DOS DE TRANSLADOS DE PACIENTES PORQUE SE TARDA MAS DE TRES HORAS EN IR Y VOLVER POR UNA CARRETERA NEFASTA Y UNA UVI MOVIL MUY BIEN EQUIPADA CON UN EQUIPO MEDICO COMPLETO Y ESTO EN INVIERNO, AHORA UN HELICÓPTERO A PUNTO Y, AL MENOS TRES MEDICOS PERMANENTES EN EL CENTRO DE SALUD.

LOS CONSEJEROS COBRANDO 80.000 EUROS Y LOS CENTROS DE SALUD SIN. EQUIPOS MÉDICOS”.