Foto: Diócesis de Zamora

Los jóvenes proceden de diferentes partes del mundo

Más de 4.000 jóvenes procedentes de diferentes partes del mundo llegan a Zamora para hacer escala en su camino hacia la capital portuguesa, lugar donde el papa Francisco ha convocado la JMJ (Jornada Mundial de la Juventud).

Hace unos días desde Villalpando partió el grupo más madrugador, una veintena de franceses que venían en bicicleta desde Tryes con destino a Lisboa. Celebraron en la parroquia la eucaristía y descansaron en el monasterio del pueblo. A partir de hoy, la Casa de la Iglesia-Seminario también empezará a recibir a peregrinos procedentes de Comayagua (Honduras), de Chiapas (México), de Madrid, de San Boi de Llobregat (Barcelona) y de Nueva Jersey.

Este viernes, un grupo de 600 jóvenes toledanos se concentran en Zamora aprovechando la vinculación de San Ildefonso entre ambas diócesis y la cercanía de Portugal. Celebrarán en nuestra catedral el envío que presidirá su arzobispo, Francisco Cerro. Proceden de 50 parroquias y , después de comer en el Castillo, se dirigirán a Guimaraes y Braga, diócesis que les acogerán en los días previos al encuentro mundial de Lisboa.

El grupo más numeroso, sin duda, lo conforman los jóvenes del Camino Neocatecumenal. En casas familiares, parroquiales y otras dependencias hosteleras, se alojarán procedentes de California, Honduras, México, Chile, Madrid, Nicaragua, Puerto Rico, Alicante, Colombia, EE.UU, Italia, Ghana y Rusia. Todos ellos serán recibidos en la parroquia de San Frontis donde, además de rezar, conocerán personalmente un lugar emblemático para ellos puesto que la parroquia zamorana fue la primera del mundo en asumir su propuesta catequética a finales de los 60.

El Camino Neocatecumenal

El Camino Neocatecumenal nació en el año 1964 en las chabolas de Palomeras Altas, en Madrid (España). Kiko Argüello fue su fundador. Entre los pobres y marginados germinó la semilla del Camino Neocatecumenal que, al recibir el anuncio de Cristo muerto y resucitado, ven cómo el Espíritu Santo suscita un proceso de iniciación cristiana a imagen del catecumenado de la Iglesia primitiva. La experiencia se difundió gradualmente en la archidiócesis de Madrid, en la parroquia de San Frontis de Zamora y en otras diócesis españolas.

José Martín Alonso fue el zamorano que primeramente entró en contacto con Kiko Argüello. Fue entre enero y septiembre de 1966. Pasó en Madrid una temporada como diácono y le conoció en Palomeras Altas. A partir de esa experiencia le invitó a que fuese a catequizar a la zamorana parroquia de San Frontis. El entonces párroco, ya fallecido, José Martín Escribano, vio que Kiko era un hombre de Dios y poco a poco, fue iniciando el camino Neocatecumenal en la parroquia, resultando la primera del mundo en acoger esta propuesta.

Desde el Jubileo de los jóvenes de 1984 y la primera Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) convocada por san Juan Pablo II en el año 1986, miles de jóvenes del Camino Neocatecumenal han acompañado al Santo Padre en estas jornadas. Desde entonces, en cada JMJ los responsables del Camino realizan un encuentro vocacional en los días posteriores a las jornadas, en el que cientos de chicos y chicas muestran su disponibilidad para el sacerdocio o la vida consagrada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí