Numerosos vecinos de la capital se acercan hasta la iglesia de San Antolín para bendecir a sus mascotas

Perros, gatos, tortugas, canarios, hasta gallinas….esta tarde las inmediaciones de la iglesia de San Antolín han sido un año más escenario de la bendición de las mascotas en la festividad de San Antón.

En la tradicional procesión han participado este año numerosos vecinos a pesar de la pandemia, aunque siempre con la mascarilla como principal barrera de protección.

Luego, tras la bendición de los animales, ha tenido lugar la también célebre subasta de las roscas.