Cuatro crías recién nacidas han sido brutalmente asesinadas. Los cuidadores de la colonia felina del pueblo han denunciado la situación a la Guardia Civil

La localidad zamorana de Boya ha vuelto a ser, una vez más, escenario de una barbarie propia de otro tiempo. Desde hace varios años se encuentra allí una colonia de gatos que actualmente supera los 40 ejemplares. Algunas personas del pueblo están implicadas en su cuidado, alimentación y desparasitación, sin ninguna ayuda institucional ni externa.

Aunque estas personas llevan tiempo urgiendo al Ayuntamiento de Mahíde (del que forma parte Boya) a que cumpla la legislación vigente en materia de bienestar animal, que obliga a las administraciones locales a velar por las colonias felinas y llevar a cabo el proceso de esterilización necesaria para frenar su crecimiento, hasta ahora no se ha hecho nada.

Esta situación ha sido aprovechada por algún vecino para proceder «como se hacía antes». Así, y a pesar de los avisos previos por parte de las personas que cuidan la colonia, en la mañana de este jueves ha asesinado con gran brutalidad a cuatro crías de gatos que habían nacido en la semana pasada, y que en esos momentos todavía seguían siendo amamantados por su madre.

Los cuidadores de la colonia, que se habían preocupado en los días pasados de la alimentación de la madre y el bienestar de los recién nacidos, inmediatamente denunciaron los hechos al SEPRONA de la Guardia Civil, que se acercó a Boya para hacer fotografías y recabar pruebas.

Cabe destacar que uno de los cuidadores falleció el pasado mes de marzo, y la gata fue a dar a luz en la puerta de su casa. «Los gatos sabían que con él estaban seguros, y que la gente no se atrevería a asesinar a los gatos recién nacidos junto a su casa, por eso estaban alrededor e iban a parir allí. Ahora, alguien ha aprovechado su ausencia para volver a asesinar», señala uno de los cuidadores que quedan.

Además, se lamentan de que «hasta ahora, el Ayuntamiento no ha hecho nada por informar a los ciudadanos del amparo legal que tienen estos animales, ni por sensibilizar con ninguna campaña, ni nada de nada». Por el contrario, «lo que sí hay son amenazas constantes a quienes los cuidamos y alimentamos y un ambiente de gran violencia hacia los gatos, que explica lo que acaba de pasar hoy».

Recientemente, el Ayuntamiento de Mahíde decidió en un pleno incluir una dotación presupuestaria para la esterilización de los gatos, a petición del concejal de Boya de Zamora Sí. «La partida es de 2.000 euros, que no llega ni a cubrir la esterilización de los gatos… Mucho menos su vacunación, desparasitación y alimentación, como ordena la ley», se lamentan los cuidadores.

«Es una vergüenza que un Ayuntamiento como este, que ha recibido una grandísima suma de dinero por la venta de la leña resultante del terrible incendio que sufrimos, afirme que no hay dinero para proceder a esterilizar a una colonia felina de la que siempre se ha desentendido. Y a saber en qué partida lo han puesto, y que no vayan a utilizar el dinero para otro fin, que es la trampa que hacen a veces», añaden.

Para concluir, estos vecinos preocupados por sus otros convecinos de cuatro patas señalan que “estos gatos se merecen algo mejor. Desde que existen, han sido apaleados, golpeados y hasta disparados como forma habitual de trato salvaje por parte de estas ‘buenas gentes’. No hay derecho. ¡Basta ya!”, concluyen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí