Punto y final a los encuentros intergeneracionales desarrollados por el Centro Integrado de Formación Profesional

Una jornada de convivencia entre niños y mayores en torno a la gastronomía ha cerrado este lunes el programa de encuentros intergeneracionales que ha desarrollado el Centro Integrado de Formación Profesional.

Niños de entre 0 y 3 años y mayores de varias residencias han compartido un desayuno con alimentos saludables y han colaborado en torno a una mesa para elaborar una masa, disfrutar de pizza realizada de forma natural, carne de la zona, una tarta de queso con mermelada de fresas y fruta bañada en chocolate, menú que han compartido en las instalaciones del CIFP de la capital, como explica Carlos Rubia, jefe de estudios. .

El proyecto, denominado Alfa-Ómega, ha permitido a los alumnos de grado medio de atención a personas en situación de dependencia y a los del grado superior de educación infantil enfrentarse a situaciones a las que han de dar respuesta, como señala Estrella Granados, jefa de estudios de relación con las empresas y coordinadora del proyecto.

De la misma manera piensa la directora del centro, Inmaculada Gallego, que señala que este tipo de actos formativos son imprescindibles en los cursos de FP porque le muestran al alumno cómo va a trabajar, “les demuestra a nuestros estudiantes que el modelo de atención centrado en la persona debe tener en cuenta las necesidades de la persona, independientemente de la edad que tenga.

La actividad desarrollada esta mañana ha contado con la colaboración de las cocineras Gloria Lucía, del restaurante El Empalme, Mónica Fernández, de La Posada de la Misas y una joven cocinera venezolana que pretende asentarse en Madrid.

De la misma forma, un grupo de músicos de la Orquesta Filarmónica del Princpado de Asturias ha acompañado a los niños, de 0 a 3 años, y a los mayores durante toda la jornada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí