A disposición ya de turistas y zamoranos las nuevas barcas de Olivares

El Ayuntamiento ha puesto en servicio las nuevas barcas de Olivares adquiridas por el Ayuntamiento que sustituyen a las antiguas, que deben ser restauradas, como oferta de ocio para zamoranos y turistas relacionada con el río Duero. Se trata de cinco embarcaciones a remo, de madera y pintadas de colores, muy parecidas a las que utilizaban antiguamente los vecinos del barrio para la pesca y moverse entre las islas que se forman en el cauce del río.

Las barcas tienen una eslora de 3,90 metros, una manga de 1,40 metros y un puntal de 0,45 metros, con un revestimiento de proa y popa con chapa de zinc para mayor protección y durabilidad del casco, disponen de un fondo plano y un forro compuesto por tablas de madera de 2,5 centímetros y el sistema de tracción son remos que se apoyan en la chumacera compuesta por una barra vertical en la que se introduce el remo. Para asegurar la impermeabilización del conjunto poseen una capa de pintura de poliuretano resistente al agua, están pintadas en los colores rojo, azul, verde y blanco, con remos a juego, emulando las tonalidades preferidas por los antiguos barqueros de Olivares y todas ellas incluyen un certificado de seguridad y navegabilidad acompañados por un informe de un ingeniero.

La utilización es gratuita pero los usuarios deben firmar una declaración responsable y se ponen a su disposición chalecos salvavidas, como medida de seguridad. Las barcas están diseñadas para un máximo de 4-5 personas según los pesos y los usuarios deberán respetar la zona delimitada por las boyas. El horario será el mismo que el de apertura de las aceñas de Olivares (de 10:30 a 14:00 horas y de 18:00 a 21:00 horas, de martes a domingo), y el periodo de utilización se ha fijado en una hora u hora y media, dependiendo de la demanda. No obstante el concejal de Turismo, Christoph Strieder, apela a la responsabilidad de los propios usuarios ya que, en su opinión «manejar una barca no es complicado pero necesita cierta experiencia».

La iniciativa de ofertar barcas de ocio a turistas y zamoranos partió de la Concejalía de Turismo en el año 2019 dentro de un programa más amplio de promoción del río Duero a su paso por la ciudad como eje de desarrollo ambiental y turístico, en la misma línea de los Paseos por el Duero, las Rutas de observación de la naturaleza, la restauración de los ingenios hidráulicos de las Aceñas o la ‘Barcaza’, con la que comparten embarcadero. El objetivo es, según Strieder, «que los visitantes que bajan al Duero no se vuelvan hacia la ciudad una vez cruzado el puente de Piedra sino que vean que hay una oferta interesante relacionada con el propio río y la naturaleza que tenemos en la misma ciudad»