Oplus_131072

Acto impulsado por la asociación Criosanabria y los vecinos del pueblo

Este domingo 5 de mayo de 2024 la Asociación Criosanabria junto con la vecindad han colocado el Maio 2024. La tradición del «Maio» es una fiesta precristiana pagana que se celebraba en toda Europa con el comienzo del mes de mayo, mes de la fecundidad y de la renovación de la vida, práctica que tiene orígenes rituales con los árboles o la primavera.

Hay indicios de esta celebración en las antiguas civilizaciones fenicias, en su fiesta «mayumea» que exaltaba la primavera. También en la civilización griega, que manifestaba su adoración a sus dioses para el cambio de las estaciones. Así como la cultura Castreña  Celta, en la que la festividad de «beltane» señalaba el comienzo de la temporada pastoril de trashumancia hacia los pastos de verano de las montañas. Costumbres que fueron asimiladas por diversas civilizaciones posteriores como los Romanos, en honor a la llegada de la primavera y de las primeras flores del año celebraban las fiestas «ludi florae» dedicadas a la diosa Flora y en Hispania en concreto se adoraba a la diosa de la primavera y de la fertilidad «Maia Bona Dea ad Saxum», diosa de origen griego, aunque venerada también por los romanos, de quien ha tomado el nombre el mes de Mayo. El cristianismo también adoptó esta fiesta, entre otras muchas celebraciones paganas que se profesaban con anterioridad, transformándolas en fiestas religiosas en honor a la Virgen María.

Según Julio Caro Baroja, el hecho de que la fiesta de mayo se conserve con más vigor en las regiones célticas de la península, las tierras leonesas / zamoranas entre ellas, se debe a que en la religión de los celtas los bosques constituían un santuario en el que en cada árbol moraba un espíritu benefactor y fertilizante y el día uno de mayo, considerado el de mayor fertilidad del año, este pueblo celebraba la fieste de «Beltane»

La tradición de el «árbol mayo» y el «maio espantayo» en nuestra zona de Sanabria confeccionan uno o dos muñecos utilizando ropas viejas y rellenándolos de paja, monigotes que representaban a un hombre y a una mujer, esto es, «el maio» y «la maia». Estos monigotes representan a la primavera y están sobre el árbol todo el mes de mayo. Se le meten semillas en los bolsillos y si germinan indica que ese año habrá buena cosecha.

En esta ocasión el Maio estuvo acompañado con una breve introducción de Daniel Boyano a estas fiestas paganas donde indicó que «es importante destacar el ritual de estas fiestas paganas junto con la unión que generan en el pueblo donde se realiza. Tanto en su organización previa como en su ejecución estos rituales festivos potencian la comunidad humana. Estas festividades primaverales paganas, junto a otras invernales como las mascaradas, se remontan a las sociedades precristianas que habitaban nuestros territorios y han sido influidas por las culturas posteriores hasta nuestros días como romanos, visigodos…»

Para cerrar la jornada Andrea Ferrero ofreció un taller de pandereta en el que las personas asistentes aprendieron ritmos básicos. Estos talleres de pandereta se seguirán realizando en futuras actividades de la Asociación CRIOSANABRIA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí