Todos los indicadores mejoran ligerísimamente, aunque se espera que la situación siga empeorando en el hospital Virgen de la Concha

Como vaticinaron los expertos, comienza a vislumbrarse muy a lo lejos el final de la tercera ola de la pandemia. Este miércoles, a pesar de los fallecimientos y los más de 100 contagios, hay que hacer constar la existencia de datos estadísticos que alimentan la esperanza de un final a medio plazo de este nuevo estallido de casos de coronavirus.

Sigue mejorando, poco a poco, el índice de contagiosidad, que ya baja de la unidad. En estos momentos, este dato ha bajado hasta 0,94, mientras que la estadística regional en este campo se encuentra también por debajo de la unidad, con 0,98. Esto quiere decir que cada positivo por Covid 19 infecta a menos de una persona de su entorno.

Mejora ligerísimamente la Incidencia Acumulada, que pasa de 1.148 a 1.132 casos por cada 100.000 habitantes a catorce días. También baja la estadística a siete días, que pasa de 627 a 580, un descenso no muy grande pero que abre un resquicio para la esperanza.

Baja la positividad de las pruebas, de 13,6% al 13%  y se mantiene estable en unas cifras muy destacables la trazabilidad, que aguanta en el 73,4%.

Lamentablemente, esta ligera mejoría no se va a traducir a corto plazo en la situación del Virgen de la Concha, donde hay ingresadas 119 personadas contagiadas de Covid 19, solo cinco menos que ayer. En la UCI hay 10 personas ingresadas, las mismas que ayer.