Como novedad, se procederá al barrido manual del centro  en horario de tarde-noche, con la incorporación de 10 trabajadores más entre el 22 y el 31 de marzo

El Ayuntamiento de Zamora continuará intensificando la limpieza viaria en las calles y plazas más transitadas de la ciudad de cara a la Semana Santa. El concejal de Obras, Medio Ambiente, Movilidad, Infraestructuras Urbanas y Participación Ciudadana, Pablo Novo, dio a conocer esta mañana las novedades más relevantes que se incorporan al protocolo de servicio de limpieza durante los días de La Pasión, al tiempo que hizo un llamamiento a la ciudadanía ante la oleada de incendios de contenedores que se han registrado en los últimos seis meses, con 34 depósitos calcinados. De seguir así, el coste de los daños podrían alcanzar los 50.000 euros a finales de año.

En primer lugar,  y como consecuencia de la instalación de la carpa que acogerá los pasos de Semana Santa en la Plaza de Claudio Moyano, el Ayuntamiento ya ha colocado la nueva isla de contenedores soterrados y, entre las calles Chimeneas y San Cipriano, se han instalado tres contenedores de carga lateral para prestar servicio en ese entorno. Además, y como en años anteriores, se pondrá a disposición de los comercios locales un total de 20.000 pipeleras para evitar el arrojo de residuos a la vía pública.

Para las fechas concretas de Semana Santa, el Servicio de Infraestructuras Urbanas ha elaborado un protocolo específico de actuación ante la enorme afluencia de visitantes. Pablo Novo señaló que, atendiendo las peticiones de las cofradías, tras una reunión que se celebró el 29 de febrero, el Consistorio ha elaborado una relación de recursos materiales y humanos “procesión por procesión”. Así, por primera vez, el Servicio de limpieza dispondrá de una dotación para el barrido manual en la zona centro, en horario de tarde-noche, concretamente hasta las 23 horas, lo que supone una ampliación de tres horas y media. En total, y según el edil, se incorporan al servicio 10 operarios más entre los días 22 y 31 de marzo, y a mayores, diariamente, los trabajadores del turno de fin de semana y festivos, reforzarán la “plantilla titular”. “La madrugada del Viernes Santo habrá trabajando 52 operarios para mantener las calles de la ciudad en el mejor estado posible”, recalcó el concejal de Infraestructuras Urbanas. El servicio contará, asimismo, en horarios de mañana y tarde, con una barredora y un vehículo de acción inmediata adicionales para atender situaciones que requieran “absoluta celeridad”. El protocolo incluye, a primera hora de la mañana, sobre las 6 de mañana, una limpieza de repaso por todos los itinerarios procesionales, con un barrido mecánico y un baldeo en p

En cuanto a la limpieza de pintadas, Pablo Novo, puso de manifiesto que la “celeridad” con la que se trabaja en los últimos meses para eliminarlas, gracias a la colaboración del propio servicio de limpieza con la Policía Municipal, “nos sitúa en una situación excelente respecto al año pasado”, teniendo en cuenta que se han borrado ya millares de grafitis, con especial atención al casco antiguo, zona prácticamente limpia de estos actos vandálicos. Aun así, el concejal avanzó que los operarios realizarán “otro repaso” por los recorridos que realizan las procesiones, con el fin de eliminar los restos de pintadas que queden o las que pueden aparecer tras los desfiles.

Otra de las novedades es que, a partir de este año, se aplicará en todos los itinerarios, antes de los desfiles procesionales, un líquido protector para facilitar la posterior limpieza de la cera que cae a las aceras. Antes de cada procesión, el servicio de limpieza también dispondrá de un camión recolector de carga trasera de cinco metros cúbicos para el vaciado de todas las papeleras. Y tras el paso de los desfiles procesionales, será el turno de las barredoras de calzada, acompañadas de trabajadores con sopladores eléctricos para eliminar todos los restos de la vía pública.

Novo aseguró que la empresa concesionaria del servicio de limpieza también efectuará recogidas completas de envases, papel y cartón del Jueves al Sábado Santo para evitar que el llenado de contenedores no supere los máximos recogidos en el contrato de adjudicación, una labor que se completa con el reforzamiento de la recogida de vidrio. En este punto, el responsable municipal ofreció varios datos curiosos. El primero, que tras una procesión, y en un solo barrido, se han llegado a recoger en torno a 2.000 kilos de residuos, 500 kilos de basura en papeleras y 20.000 kilos de vidrio. Las cifras se elevan la madrugada del Viernes Santo, con 15.000 kilos de basura en las calles, datos en los que no se incluye la recogida que efectúan los operarios de Parques y Jardines. Como dotación específica para las cofradías zamoranas, el servicio de limpieza contará con trabajadores que portarán los nuevos carros de barrido eléctrico y con contenedores metálicos para el apagado de antorchas, además de 12 depósitos de carga trasera para las meriendas del Jueves y Viernes Santo, que se colocarán en las calles Postigo, Arias Gonzalo, Peñas de Santa Marta y Fray Diego de Deza.

Al margen del protocolo, Pablo Novo hizo un llamamiento a la colaboración ciudadana para acabar con la oleada de incendios de contenedores que se han registrado en los últimos meses, hechos que ya está investigando la Policía Local. El concejal resaltó que en medio año se han quemado 34 contenedores, las últimas incidencias el pasado 8 de marzo, en la Avenida de la Feria y la Bajada de San Pablo. “Si esta situación persiste, el coste de los daños podría llegar a los 50.000 euros a finales de año”, alertó el responsable municipal, que insistió en que la colaboración ciudadana es “fundamental” para identificar al o los culpables.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí