Guardia Civil y Policía Nacional constatan que la “lacra de la violencia machista” sigue en aumento en la provincia con casos especialmente graves

El aumento de los casos de violencia machista ha sido el tema central de la reunión de coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado celebrada en la mañana de hoy en la Subdelegación del Gobierno en Zamora. Tanto el coronel Manuel R. Zabala, jefe accidental de la Comandancia de la Guardia Civil, como Pedro Alfonso Serrano, jefe provincial accidental de la Comisaría de Policía, han puesto de manifiesto “algunos casos escalofriantes” que, afortunadamente, se han saldado sin tener que lamentar víctimas, pero que indican que la lacra de la violencia machista sigue presente en nuestra provincia.

De las últimas denuncias presentadas, señalan desde la Subdelegación de Gobierno, “todas aterradoras, horribles, escalofriantes” han querido destacar dos casos especialmente significativos:

El primero es el de una mujer que denuncia a su agresor tras 50 años de  ¡malos tratos físicos y psicológicos. “Es importante destacar este tipo de hechos, ya que nos indican que hay muchas mujeres, sobre todo en el ámbito de lo rural, que siguen sufriendo en silencio la violencia machista, después de muchos años conviviendo con sus agresores” aseguran responsables de la Subdelegación..

La segunda denunciante manifestó los malos tratos recibidos en el confinamiento por parte de su marido. Fue durísimo para muchas mujeres convivir las 24 horas del día con sus agresores.

El subdelegado del Gobierno se ha mostrado satisfecho de que “cada día más mujeres se atrevan a denunciar a sus agresores, en algunos casos después de 50 años de sufrimiento lo que indica que seguimos avanzando en la buena dirección pero queda mucho camino por recorrer”. “Sin embargo, a nadie escapa que cada mujer agredida y agraviada es síntoma de que nuestra sociedad aún no es madura y tendrá que seguir luchando incesantemente contra este sinsentido”, ha añadido Ángel Blanco. “En plena era digital presumimos de ser una sociedad avanzada y moderna, pero las 1058 mujeres asesinadas por violencia de género desde que se inició el registro oficial en 2003, 25 en lo que va de año, nos alejan de serlo”, ha finalizado el subdelegado del Gobierno.