La pandemia aumenta la confianza en las agencias de viaje físicas incluso entre los jóvenes

Las vacaciones de verano han dado cierto alivio a las agencias de viajes de Zamora. Las ganas de viajar se han notado pero también ciertas reticencias y miedo ante la situación sanitaria.

“Principalmente, los zamoranos han optado por destinos nacionales, preferentemente en apartamentos, y a destinos como Huelva, Cádiz o Benidorm”, explica Daniel Hernández Tamame, Presidente de la Asociación Zamorana de Agencias de Viajes. También han aumentado las reservas de fin de semana en Galicia, Asturias o Cantabria siendo muchos menos los que han optado por volar.

“Se han reservado menos vuelos y, en todo caso, han sido trayectos de poca duración a Menorca o Ibiza, por ejemplo. Al extranjero, apenas hemos tenido reservas”, añade. El miedo a pasar más tiempo en un avión junto a otras personas y la exigencia de pruebas PCR de algunos destinos, son algunas de las causas del descenso en las reservas de estos paquetes turísticos.

Un verano en el que han notado también que los clientes más jóvenes han regresado a las agencias de viaje zamoranas. Las malas experiencias de muchos clientes con sus reservas cuando estalló la pandemia a la hora de poder recuperar el dinero y el desconocimiento de las diferentes normas en cada destino, son algunos de los motivos.

“Hemos notado que ha aumentado la confianza en las agencias de viaje y ha descendido la edad de los clientes que antes era de 55 años en adelante”, relata Hernández. Zamoranos que han optado por volver a optar en las agencias de viajes físicas para reservar sus vacaciones por la confianza que ofrecen, la cercanía y el asesoramiento “porque informamos claramente de lo que necesitan según el destino”, puntualiza.

No obstante, las agencias de viajes zamoranas también han notado que ya no se reserva con tanta antelación. “La gente reserva en el último momento a la espera del desarrollo de la situación sanitaria”, afirma el Presidente de la Asociación Zamorana de Agencias de Viaje.

Agencias que ven algo de luz tras tanta oscuridad. “Seguimos con horarios restringidos y personal en Erte pero vamos viendo la luz. Si todo sigue así y esto no empeora, a partir del Puente de la Constitución, podremos arrancar definitivamente hacia una semi normalidad porque todo el mundo está deseando salir a viajar”, augura Hernández.