Ante los millones de desplazamientos por carretera que se esperan estos días con motivo de las vacaciones estivales, ALD Automotive | LeasePlan ofrece una serie de consejos para transportar en bacas y/o remolques la carga que no cabe en el interior del vehículo

A lo largo de todo el periodo estival y, en concreto, este próximo mes de agosto, se esperan millones de desplazamientos por carretera, fundamentalmente, trayectos largos desde las grandes ciudades a zonas costeras y también hacia el interior, a zonas rurales. Por este motivo, son muchos los conductores que cargan en sus vehículos con tablas de surf, bicicletas, motos, embarcaciones y, por supuesto, animales. Se trata, obviamente, de equipaje que no puede cargarse de forma convencional en el maletero y requiere de bacas, dispositivos adosados al portón trasero del automóvil o, incluso, de un remolque.

En su firme compromiso con la seguridad vial, ALD Automotive | LeasePlan, compañía de renting y gestión de flotas, ofrece una serie de consejos para transportar este tipo de carga de forma adecuada con el fin de contribuir a que los desplazamientos por carretera durante este verano sean más seguros, eficientes y sostenibles.

BACAS: Estas barras de techo deben estar homologadas, convenientemente colocadas y sujetas en el techo del automóvil.

Tablas de surf: lo más seguro es llevarlas apiladas unas encima de las otras en el techo sujetas a una baca, colocadas boca abajo y fijadas por la parte más estrecha, siempre bien amarradas con cuerdas o cinchas que cierren a presión. Transportar la tabla con una funda es elemental para evitar que se dañe.

Bicicletas: aunque pueden transportarse en el interior del vehículo, cuando llevamos mucho equipaje, lo más cómodo y seguro es hacerlo en una baca situada en el techo, o bien en la parte posterior del vehículo, mediante portabicicletas de portón trasero o a través de un enganche acoplado a la bola trasera, si el vehículo la tiene. Lo más importante es cerciorarse de que la bicicleta está bien sujeta, que no impide la visibilidad ni tapa la matrícula o las luces del coche. La bicicleta no puede sobresalir lateralmente y, por la parte posterior solo puede hacerlo hasta un 15% de la longitud total del automóvil. Además, es recomendable que los portabicicletas vayan señalizados con la placa V-20.

REMOLQUES: Para llevar un remolque ligero no se necesitan permisos especiales, solo el permiso B; para llevar un remolque de MMA superior a 750 kg con un vehículo de hasta 3.500 kg, siempre y cuando el conjunto no supere los 4.250 kg, necesitaremos el permiso B con la autorización B-96; y para remolcar una MMA de hasta 3.500 kg, siempre que el vehículo tractor no exceda esa misma MMA, tendremos que disponer del permiso de la clase B+E. Por supuesto, la conducción con remolque implica diferencias a la hora de manejar el vehículo, así como el conocimiento y la adaptación a una normativa de tráfico con nuevos límites de velocidad y otros factores condicionantes, como la distancia de seguridad o la presión de los neumáticos.

Motos y quads: Una vez comprobado que el remolque está correctamente fijado, el vehículo ha de subirse utilizando la primera velocidad y, una vez cargado, hay que asegurarse de que esté bien centrado para no descompensar el peso y que la rueda delantera llegue hasta los topes. Es fundamental fijar el vehículo con cinchas, tensándolas y pasándolas por la horquilla, el chasis, el basculante, la llanta delantera o las defensas.

Embarcaciones de recreo: a la hora de cargar una embarcación, hay que tener en cuenta su peso y sus dimensiones, ya que esto afectará al tipo de remolque y al permiso necesario. Antes de subirla al remolque hay que comprobar que no tenga agua y, una vez colocada, es fundamental asegurar la embarcación para que no pueda moverse durante el trayecto.

Animales: Aunque normalmente suelen ir en el interior del vehículo con rejillas divisorias o dentro de un transportín, los animales de grandes dimensiones como los caballos e, incluso, los animales de caza, tienen que ser transportados en remolques habilitados o, si cupieran, en transportines enganchados a la bola de remolque, siempre teniendo en cuenta la nueva ley de Bienestar Animal.

Caravanas: La caravana es un remolque en sí mismo, por eso hay que repartir bien el peso de la caravana para no desequilibrar la carga, teniendo en cuenta que debe recaer un poco más sobre la parte delantera. A la hora de engancharla al vehículo motor, hay que recoger las patas de la caravana, conectar las luces, el cable de seguridad y el estabilizador, si lo tuviera. Llegado el momento de partir, hay que quitar el freno de estacionamiento de la caravana. Además, es recomendable insertar en el vehículo retrovisores suplementarios que se adapten a las dimensiones totales y faciliten la visión de todos los ángulos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí