Suspendida la procesión, al menos fieles y hermanos de la cofradía pudieron ver el semblante de la imagen tallada por Víctor de los Ríos en un pequeño acto en la plaza de la Catedral

La decepción inicial por la suspensión de la procesión de la Virgen de la Esperanza se compensó, al menos para unos pocos, en ilusión al contemplar la salida de la imagen a la plaza de la Catedral. Mujeres de luto y cofrades vestidos de raso blanco y verde se concentraron en la plaza para entonar la Salve a la Virgen.

Con la constante amenaza de la lluvia sobre sus cabezas, la cofradía logró celebrar un emotivo acto frente a la Catedral y bajo la atenta mirada de los cientos de fieles que se agolparon en los márgenes de la plaza para asistir a la Salve. Primero salió la imagen de la Virgen por la puerta principal de la seo mientras se escuchaba el himno nacional. Más tarde el paso desfiló elegante por el atrio y la plaza hasta situarse frente a los hermanos y hermana de la cofradía, que entonces rompieron a cantar una Salve que resonó en la plaza emocionante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí