El lunes y el martes se desarrollarán dos jornadas de difusión y promoción en las pistas de Las Vegas y La Horta

El próximo 4 de octubre se pondrá en marcha la Escuela de Deporte Inclusivo de Zamora, promovida por la Fundación Eusebio Sacristán, en virtud del convenio de colaboración firmado a mediados del próximo mes de junio con el Ayuntamiento de Zamora y Aquona. Se trata de un proyecto social, con el deporte y la actividad física y el ocio saludables como herramientas para la inclusión de todos en un mismo equipo, el de la comunidad.

La Escuela de Deporte Inclusivo cuenta con una capacidad de 20 plazas y las actividades se desarrollarán los lunes escolares de 16 a 17.30 horas en el anexo al Ruta de la Plata. Pero antes del comienzo de la actividad habrá dos jornadas de promoción y difusión, que se realizarán el próximo lunes -27 de septiembre- de 16.30 a 17.30 horas en las Pistas Polideportivas de Las Vegas (Antigua Fábrica Los Pisones) para niños y niñas de 5 a 9 años; y el martes en las Pistas de La Horta (junto Centro de Salud Puerta Nueva) de 16:30-17:30 horas, para los niños y niñas de 10 a 14 años. El coste de las inscripciones es de 40 euros para toda la temporada, si bien algunas de las plazas serán gratuitas, financiadas por Aquona. La inscripción se puede hacer bien de forma individual en http://www.fundacioneusebiosacristan.es o a través de los cuatro CEAS del Ayuntamiento existentes en la ciudad, donde se proporcionará dota la información necesaria ala respecto.

La escuela está dirigida por Juan Carlos Rodríguez, ex jugador del FC Barcelona -entre otros-, con quien fue Campeón de Europa, y es una réplica de la escuela que la Fundación ya desarrolla con éxito desde el año 2017 en Valladolid y por la que ya han pasado más de 600 participantes. A Juan Carlos le ayudan monitores de la Fundación Eusebio Sacristán, todos titulados en Educación Física, como entrenadores nacionales o como monitores de Ocio y Tiempo Libre, y voluntarios de la entidad.

El objetivo es el de favorecer la participación de todos los niños y niñas que quieran disfrutar de la actividad física independientemente de sus capacidades y con todas las medidas de seguridad de obligado cumplimiento en tiempo de Covid 19. En este proyecto interesa el propio juego más que el resultado ya que la actividad física es una herramienta para fomentar la convivencia y la inclusión de los niños y niñas más vulnerables por sus capacidades físicas o intelectuales o por su entorno familiar y social.