La Audiencia Provincial le impone además una medida de alejamiento de la víctima de diez años

La Audiencia Provincial de Zamora ha condenado a un abuelo por agredir sexualmente de su nieta durante los periodos vacacionales. Los magistrados consideran al hombre responsable de “un delito continuado de agresión sexual a una persona menor de 16 años” por lo que dictan una condena de seis años de prisión con una pena accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Se impone así mismo, señala la Audiencia en su sentencia  “al acusado la medida de alejamiento, lo que supone la prohibición de acercarse a menos de quinientos metros de la víctima, su domicilio, lugar de estudio o trabajo y prohibición de comunicación por cualquier medio con ella, sea mecánico, electrónico, óptico o de cualquier otra naturaleza, ni a través de persona interpuesta, y aunque la víctima lo consintiera; y ello por un período de diez años, superior a la duración de la pena de prisión impuesta”.

Se impone igualmente la medida de libertad vigilada por un período de diez años, a ejecutar con posterioridad a la pena privativa de libertad impuesta.

En concepto de responsabilidad civil, se condena al abuelo a pagar la cantidad de 10.000 euros a la víctima junto con sus intereses legales devengados .

La sentencia da así credibilidad al testimonio de la joven, que detalló como su abuelo abusaba de ella cuando visitaba Zamora en verano y en Semana Santa. Con respecto a la tardanza a la hora de denunciar los tocamientos, la sentencia habla de que el paso del tiempo no puede restar credibilidad a un testimonio que en todos sus extremos parece veraz.

Contra esta sentencia cabe recurso de apelación para ante la Sala de lo Civil y Penal del tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.