La lluvia ha obligado a trasladar al interior de la Catedral los actos de rezo a las imágenes

La lluvia ha obligado a la suspensión de la procesión del Vía Crucis. Pese a que hasta el último momento se barajó la posibilidad de que las precipitaciones remitiesen, finalmente no ha sido así y la cofradía se ha visto obligada a suspender el desfile.

En su lugar, aunque ya con la presencia únicamente de los hermanos, la cofradía ha trasladado al interior de la Catedral el rezo a las imágenes.

La Esperanza y el Nazareno han ‘bailado’ en el interior del templo catedralicio al ritmo de las marchas fúnebres ante la mirada triste de los hermanos de la cofradía, que han visto como la ilusión por procesionar por las calles de la capital se ha ido al traste por la lluvia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí