El cuadro de Saulo aniquila al segundo clasificado, Morón, y está a una victoria propia, o a una derrota de Albacete, de coronarse campeón del grupo Oeste

CB Zamora y Starlabs Moron se medían esta tarde en el Pabellón Ángel Nieto en un duelo decisivo para el campeonato. Primero contra segundo a falta de cinco jornadas para la conclusión de la liga regular. Los zamoranos llegaban al duelo con la ventaja de tres victorias respecto a los sevillanos.

El comienzo del duelo fue el esperado, con los sevillanos, marcados por la necesidad de agotar las posibilidades de alcanzar a los de Saulo, saliendo un poquito más intensos al parquet del Ángel Nieto. De esta manera, los sevillanos siempre llevaron la voz cantante en el electrónico. Hasta que, un triple de Powell, ya pasados los cinco minutos de juego, puso la primera ventaja para el C.B. Zamora. El duelo se abroncó en los últimos minutos del primer cuarto, con decisiones arbitrales dudosas, que llevaron el marcador al descanso en un 22-25.

En el segundo cuarto, los de Saulo comenzaron a pisar el acelerador y empezaron a remontar la ventaja. Peris afinó la muñeca y anotó dos triples consecutivos para marcar territorio. Aún así, Morón también siguió con su eficacia anotadora y contando con la decisiones arbitrales de Pinela, que una vez más, sacó de quicio al Ángel Nieto. Eso sí, los azules se repusieron y el marcador al descanso de fue de 48-44.

Tras celebrar el día de la cantera, el CB Zamora salió enrabietado, y fue un auténtico martillo pilón. Tanto, que estuvo cerca de romper el duelo en los primeros impases. Powell, Shelisth y Jacob Round llevaron en volandas ca los de Saulo que, con un perfil de 10-0, alcanzaron la ventaja máxima de 14 puntos. Tras un tiempo muerto solicitado por el entrenador visitante, Morón trató de reducir distancias, y comenzó a ser más solvente en los ataques, pero fue incapaz de defender a un CB Zamora que se fue a los 79 puntos, por los 66 de su rival.

El último cuarto solo sirvió para confirmar una victoria de campeonato. Powell siguió en su línea, dominando el juego y siendo imparable para una defensa sevillana que se resignó a aceptar que el CB Zamora es una auténtica apisonadora. Con 24 puntos de diferencia, Saulo dio entrada a menos habituales, como Larrea y Saénz-Díez, y dio descanso a Powell, que firmó 29 puntos para el recuerdo, y a Jacob Round, que volvió a ser fundamental en los minutos más duros.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí