El conjunto zamorano se ha impuesto por 95 a 89 al FC Cartagena en un partido con dos prórrogas

Triunfo para la historia del CB Zamora en la final de la Copa LEB Plata en un partido vibrante, que ha necesitado de dos prórrogas para llegar a su resultado final. El equipo de Saulo Hernández se ha impuesto a Cartagena por 95 a 89 para lograr una Copa más que merecida.

El partido ha comenzado con el dominio visitante, para llegar al final del primer tiempo con un preocupante 22 a 26. La defensa local mostraba unos desajustes pocas veces vistas para conceder a los cartageneros una renta escasa, pero renta al fin y al cabo.

En el segundo cuarto el CB Zamora destapó su mejor juego, el que lleva mostrando toda la temporada. El parcial de 28 a 13 permitía hacer soñar a los locales con un triunfo más o menos sencillo.

Pero Cartagena en la segunda parte demostró el porqué de su puesto cabecero del grupo. Recortó distancias y forzó una prórroga a 77 que heló el corazón de los más de 2.000 asistentes al partido en el pabellón.

El primer tiempo añadido fue para los visitantes y sólo algunos fallos en el tramo final de los cinco minutos de prórroga permitieron al CB Zamora salvar los muebles en los últimos segundos y forzar un segundo empate y un tercer tiempo extendido.

La tenacidad y la entrega de los locales a la hora de forzar los empates le pasó factura a Cartagena en los últimos cinco minutos. Desfondado y con el pabellón levando en volandas al equipo de Saulo Hernández, el partido comenzó a decantarse a favor del conjunto zamorano a base de acierto en el tiro y fortaleza en el rebote.

Cartagena se lanzó a la desesperada sin el acierto de otros momentos. Por el contrario, el CB Zamora afinó su tiro y poco a poco abrió brecha en el electrónico y, sobre todo, volvió a mostrar una fortaleza mental que le catapultó hasta la victoria.

Histórico triunfo para un CB Zamora que da otro paso en su camino hacia un ascenso que empieza a merecer más que nadie

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí